TXT:: Juan Carlos Hidalgo

El español Ángel Stanich se ha ganado a pulso el calificativo de “El ermitaño del pop”, pero también se ha definido a sí mismo como “un compositor lisérgico”. Y los dos le quedan muy bien a un tipo que tiene la pinta de un vagabundo, pero que compone estupendas letras en las que brilla un sentido del humor muy canalla y mucho conocimiento de la historia de la música.

Será el 22 de este mes cuando llegué lo que será su tercer Lp: Polvo de Battiato (Sony Music), pero mientras tanto anticipa el video de “El rey idiota”, un rock de aliento clásico y que más allá de regresar a su amado Bob Dylan, en lo musical incluye un pasaje de teclado que nos hace acordar de The Waterboys y “The whole of the moon”.

Como es su costumbre, Ángel Stanich ensarta un montó de referencias de la clase política y mediática española en una historia que es también una crítica a la adicción a la televisión vivida por varias generaciones: “Recuerda que tu fuiste el rey de Kajatonta”. Incluso hay una referencia freak a Tierno Galván, el legendario alcalde que impulsó la Movida madrileña, desde la que emergieron bandas legendarias.

A través de su disquera, Stanich ha explicado algo más del trasfondo de la canción: “Induce a un extraño viaje, de la abducción televisiva a la burlesca reflexión sobre la fragilidad/ estupidez del éxito y el fracaso, unidas a personajes y escenas de los ochenta”.

Ángel Stanich es un músico al que no le seduce especialmente la presencia mediática, que procede de una ciudad pequeña como Santander y que se preocupa por contar historias que critican el estado de las cosas, que asimilan la épica de la cultura pop, pero siempre con mucho desparpajo y ánimo desmadroso, como lo deja claro en “Un día épico”, quizá su tema más popular y en el que suelta: “Me comí a Bukowski… tuve una ingesta muy tóxica”.

También te puede interesar: https://marvin.com.mx/ermitano-llamado-angel-stanich/