Tara Jane O’Neal es una multi instrumentista, músico, artista visual, ingeniera de sonido y acaba de lanzar un álbum imprescindible titulado Dispatches from the Drift.

Su carrera es conocida como miembro de la banda post rock Rodan.  Tras dejar la banda en 1994, se mudó a Nueva York, donde se une a Retsin, En el 2000 lanzó su primer disco en solitario.

Como artista visual. Su trabajo ha sido expuesto en Nueva York, Barcelona, Tokio, Kioto, Louisville y Portland, entre otros lugares. Su obra de arte ha aparecido en sus propias portadas de discos en solitario, en las portadas de discos de muchos otros grupos.

Sus discos en solitarios transitan por el folk crudo, como tantos otros de su indie rock generation, y, afortunadamente, por el sonido experimental.

El disco que nos ocupa está formado por ideas que Tara iba grabando durante el lock down en su compu y I Phone.

La sorpresa es que como ella misma dice esas ideas resultaron no ser apuntes y esbozos, sino obras completas que han cristalizado en una joya de ambient árido y experimental, un Nebraska del ambient music, aquel disco de Springsteen seco y brillante que tras meses siendo tocado con la banda salió al mercado tal como el de New jersey lo había grabado, es decir maquetas en cuatro pistas.

El track Preparing For Brigit es una conmovedora pieza de 9 minutos que nos lleva a una iglesia perdida en la memoria pero que no cesa en su empeño de dar luz a sus feligreses, puras sombras espectrales ya.