Tras pasar seis años en las sombras, el documental Álvaro LÓPEZ ve la luz mientras los fans de Los Bunkers se frotan las manos.

El origen del trabajo audiovisual se halla en un encuentro casual que vivieron tres chilenos que no se conocían en la ciudad de Buenos Aires: el propio Álvaro López, Matías González y Tomás Utillano.”Álvaro estaba en la ciudad y Matías tenía el compromiso de hacerle unas fotografías. Entre la conversación y las risas, las canciones de Álvaro, interpretadas a voz y guitarra, tomaron el protagonismo de esas noches calurosas de verano. Sin pretensión de hacer una película, la misma se fue dando de forma natural, como un retrato de esas dos noches compartidas entre copa y copa”, comenta Tomás Utillano.

El material que se registró se mantuvo guardado en un disco duro y hasta ahora es posible apreciarlo. Se trata de un trabajo que los fanáticos de Los Bunkers disfrutarán, por supuesto, así como los seguidores de lo hecho por Álvaro López lejos de dicha banda, pues en él “la música de Álvaro sorprende como la lluvia veraniega”, explica el propio Utillano.