Alien Weaponry es una de las bandas jóvenes que mayor proyección han tenido en tiempos recientes, y viene de un país poco común para el metal: Nueva Zelandia. Tomaron su nombre de la película “District 9” y poco a poco han establecido su nombre como uno sólido. En los últimos dos años han tocado en varios de los festivales de metal más importantes del mundo, desde Wacken hasta la edición australiana de Download, acaban de realizar una larga gira como abridores de Ministry en EU y Canadá y en el verano tocarán en Europa: algunas fechas ellos solos, otras con Anthrax y alguna más con Slayer.

Apenas adultos para los estándares mexicanos (no pasan de los 20 años), Alien Weaponry, han logrado más que muchas bandas con más años y discos. Están firmados con Napalm Records y tienen ya una buena colección de premios. Además, están en la escena cuando las grandes leyendas ya se van y por su talento, varios los llaman a ser portadores de la flama del metal, pero, ¿eso les inquieta?: “Lo que hemos escuchado de la gente nos ha motivado mucho, nos dicen justo eso, que tenemos con qué llevar la antorcha del metal hacia el futuro y eso nos entusiasma, aunque tampoco es que creamos que estaremos al nivel de Slayer. Debemos trabajar mucho para mantener esa idea en la mente de la gente”.

En cuanto a la escena neozelandesa, los jóvenes consideran que al ser un país pequeño, lo normal es que su escena sea también chica. “Honestamente, Nueva Zelandia es más bien un país metido en el reggae y el rap. Sí tenemos escena, pero el metal ha entrado más bien de forma reciente. Normalmente la gente piensa en los Maori y lo relacionan con música no tan moderna, va muy de la mano del reggae pero nosotros tratamos de mostrar que la música moderna no tiene por qué estar peleada con la tradición, y en ese contexto es en el que entra el metal”.

Con apenas un larga duración y un EP, aún es temprano para saber si la banda será democracia o dictadura a la hora de componer. Por lo pronto, ellos dicen que es complicado explicarlo porque el proceso cambia entre cada canción, “sin embargo las partes de música Maori sí son de mucha colaboración entre los tres”. Dicho lo anterior, podría suponerse que hay un compositor principal, pero prefieren mantener la idea de unidad, una que quedó clara al tener a los tres en la línea al mismo tiempo, aunque sólo dos hablaron algo. Por lo pronto, la música, que es lo más importante, llegará a México el 4 de mayo, en el marco del Domination Fest.