A pesar de ser considerado uno de los grandes artesanos dentro del cine de suspenso, este logro no es sino uno de los múltiples atributos que definen a esa máquina creativa que fue Alfred Hitchcock.

A 120 años de su nacimiento, no podemos hacer otra cosas más que ubicar a este director como uno de los primeros visionarios quienes transformaron al cinematógrafo en una maquinaria capaz de funcionar de forma análoga a los propios procesos mentales de los seres humanos.

Desde sus trabajos más primerizos -piezas silentes en blanco y negro las cuales sumergían al espectador en un trepidante claroscuro de ínriga-, hasta las épocas de gloria en Hollywood, Alfred Hitchcock se destacó por ser un autor quien gustaba de fomentar una evolución técnica la cual, como si se tratara de un bisturí afilado, diseccionaba la psique de la sociedad occidental para sacar a la luz todo un crisol de latencias neuróticas que encontraban en el montaje y en la puesta de escena a su modelo visual por excelencia.

 



 

Cintas como ‘The Rope’ -con sus descomunales planos secuencia los cuales no eran sino una materialización de la insoslayable tensión mental de los protagonistas- o ‘Vertigo’ -producción la cual, a manera de las pinturas surrealistas, busca volver aprehensibles las químeras más complejas del cerebro paranoide- son auténticos hitos de un cine el cual tiene la misión expresa de establecer una comunicación subliminal con el espectador.

Por supuesto, éstas dos joyas no son sino una muestra de este portento que es el cine de Hitchcock.

Haría falta estudiar las siniestras significaciones psicoanalíticas que persisten detrás de ‘Psycho’, el miedo irracional y cuasi apocalíptico de ‘The Birds’ o los ánimos vouyeristas de ‘Rear Window’.

Los motivos y estructuras que se esconden detrás del cine de Hitchcock son tan variados y complejos como lo es el propio inconsciente; misma situación que nos invita a definir a este director como un visionario quien comprendió de forma temprana que la cámara cinematográfica no es otra cosa sino un cerebro artificial el cual se encuentra estructurado a través del siempre electrificado lenguaje de las imágenes.

 

No more articles