Aittala es un trío estadounidense que fue creado originalmente en 1991, en Países Bajos, por el guitarrista y cantante Eric Aittala. Su primer demo logró establecer a la banda como un promesa interesante, incluso con oportunidades de tocar con bandas como The Gathering y Sadist, pero por motivos personales, Eric tuvo que regresar a su natal Estados Unidos, lo cual significó el final de esa primera etapa. Más tarde, hacia finales de la primera década de los 2000, decidió que era tiempo de recuperar el proyecto y creó la nueva versión de la banda, sólo que ahora con la firme intención de mantenerla vigente. Llegaron entonces los larga duración “Bed of thorns” (2009), “Haunt your flesh” (2011), “Effigy” (2014) y “American Nightmare” (2016), lanzados en forma independiente, hasta llegar a este 2019, año en que han sacado ya “False pretenses”, quinto en su discografía y primero firmado por el sello estadounidense Curtain Call Records.

Aittala dice que no es fan de la categorización, y su música ha sido descrita por otros desde “Doom ecléctico” hasta “Proggressive/Power”. Lo cierto es que tiene un sonido moderno que sí tiene ciertos elementos tipo Doom, pero también toques de Hard Rock y Heavy clásico, por ejemplo. Al final del día es la música que tiene él en su interior, ya que se trata de un proyecto en el cual él escribe toda la música y letras. Según su propia descripción, es música que nace sin pensarla dos veces, sin pretensiones de que quede dentro de un cierto género o estilo, sólo se le ocurren riffs y comienza el proceso. Las letras (también todas de él) son lo último, aunque tiene una libreta en la que constantemente apunta ideas y frases. Una vez que sus canciones tienen cierta estructura musical, busca en esa libreta lo que mejor le pueda quedar y empiezan los ajustes de línea melódica.

Por lo pronto, “False pretenses” tiene ya dos video sencillos en el ciberespacio, el primero fue “Black coffin” y el más reciente es “Nemesis”. Así, con 12 temas que suman poco más de 50 minutos de música, la banda se ha hecho más visible gracias a que ahora está con Curtain Call Records, sello que es distribuido por Sony Orchard.