TXT: Toño Quintanar

IMAG: Fandango-Alta Classics

El mundo del hampa es un fenómeno el cual siempre ha sido de gran interés para el Séptimo Arte; siendo cintas como The Godfather, Scarface y Goodfellas algunos de los clásicos más memorables en la historia del formato audiovisual.

Como era de esperarse, dicha inquietud temática no ha menguado en lo más mínimo con el paso del tiempo; mismo asunto del que da fe una amplísima lista de trabajos los cuales, surgidos durante los años más recientes, no le piden nada a las producciones de culto más encumbradas.

A continuación, te ofrecemos 7 grandes exponentes de dicho asunto.

7. Black Mass. (Scott Cooper, 2015).

Johnny Depp vuelve a hacer uso de esas facultades camaleónicas de las que tanto gusta presumir para ofrecernos un tremendista puesta en escena donde las características más brutales y sucias del hampa bostoniana quedan expuestas en todo su maléfico esplendor. Un relato policaco en toda ley el cual se aleja de cualquier clase de glamour desmedido con el fin de introducirnos de forma veraz en las atmósferas de la ocupación criminal. Al mismo tiempo, la adhesión de Benedict Cumberbatch al elenco termina por erigir una producción más que atractiva.

6. Gomorra. (Matteo Garrone, Stefano Sollima. 2008).

El fenómeno de la Camorra es un asunto que, por varios años, ha asolado a la sociedad italiana de forma constante. En esta cinta somos tertigos de los vestigios y consecuencias que la presencia de esta organización criminal ha dejado en las vidas cotidianas de los habitantes de Nápoles. Mismo experimento el cual deja en claro que los grupos hampones pueden transformarse en auténticas tradiciones nacionales.

5. Legend. (Brian Helgeland, 2015).

Inspirada en el libro The Profession of Violence (John Pearson), esta producción narra las desventuras de Reggie y Ronnie Kray (interpretados de forma doble por un irrepetible Tom Hardy); par de gemelos quienes, durante la década de los 50, forjaron un notable imperio criminal en el corazón de Londres. A pesar de que la historia resulta un tanto inconsistente, no cabe duda de que ver a Hardy prestando vida de manera simultánea a dos personajes tan dispares (uno es un elocuente héroe del crimen y otro es un auténtico psicópata) es algo verdaderamente sorprendente.

4. Eastern Promises. (Davig Cronenberg, 2007).

El maestro del horror corporal se mete de lleno en el tema del mundo gangsteril a partir de una narración la cual se enfoca en una de las organizaciones más aterradoras del hampa actual: la mafia rusa. Después de mirar esta cinta, es imposible no preguntarnos hasta qué punto el mundo le pertenece a las organizaciones criminales, ya que Cronenberg establece de forma estremecedora una impecable relación entre lo subterráneo y lo “normal”. Situación a la que se suma un acercamiento casi antropológico a los rituales más crípticos de la mafia europea.

3. Chiko. (Özgür Yildirim, 2008).

Un trabajo el cual ha sido considerado por muchos como la Scarface alemana. El director Özgür Yildirim nos ofrece una estremecedora historia protagonizada por dos amigos de ascendencia turca quienes se abren camino en una Hamburgo regida por el tráfico de drogas y el tecno-pop. Ambición, poder y furia son los principales ingredientes de esta producción en la que somos testigos del surgimiento de un paradigmático antihéroe quien, a pesar de sus carencias consustanciales (el tema de la inmigración adquiere gran relevancia), logra hacerse de un lugar de honor en el mundo del crimen organizado.

2. Live by Night. (Ben Affleck, 2016).

Un Ben Afleck ensimismado en ese papel de rudo “perdona vidas” que tan bien le queda es el encargado de estelarizar esta nueva joya del cine negro la cual nos sumerge en las turbias atmósferas del hampa norteamericana de los 20. Independientemente de la trepidante acción que tiene lugar a lo largo de esta cinta –misma que por momentos parece estar a la par de Scarface-; no cabe duda de que uno de los ingredientes más entrañables de esta producción es esa agudeza con la que escarba en algunos de los rasgos históricos más tórridos de la Nortemérica conservadora. Mismo ejercicio que fácilmente podría explicar el ascenso de Donald Trump a la presidencia de los Estados Unidos.

1. Most Violent Year. (J.C. Chandor, 2014).

El prometedor director J.C. Chandor nos ofrece una estimulante historia situada, ni más ni menos, que en el año más violento en la historia de Nueva York. Un fenomenal Oscar Isacc interpreta a Abel Morales, mafioso de ascendencia latina quien lucha por mantenerse íntegro en un mundo plagado de brutalidad y traiciones. Misma situación que da como resultado a un arquetipo complejo y ambivalente quien rescata los rasgos más estoicos de los grandes personajes del cine de mafiosos. Sin duda alguna, una impecable cinta que, por momentos, nos recuerda el trabajo de legendarios directores como William Friedkin.