TXT: Toño Quintanar

No cabe duda de que el amor, además de ser un innegable impulso biológico, también es una convención cultural la cual se ha visto construida a lo largo de nuestra historia mediante distintos discursos populares entre los que destacan la literatura, la música y, por supuesto, el cine.

500 Days of Summer, es una de la muestras más recientes de dicho asunto; mismo portento que se debe a un vasto caudal de enseñanzas erótico-amorosas las cuales han servido para definir algunos de los comportamientos romántico más arraigados de los millenials.

Sin embargo, ¿esto es algo conveniente? A continuación, te ofrecemos una lista con cuatro concepciones estereotipadas que esta cinta injertó en nuestra generación y que, definitivamente, ya deberíamos de comenzar a desechar.[m]

-El amor es un asunto “gentrificado”.

Es difícil pensar en una cinta que sea más hipster que 500 Days of Summer. Su casi enfermiza inclinación por lo vintage y su repertorio de atmósferas indies parecen ensamblar un mundo de fantasía en el que el amor se torna un asunto irreal, reservado para aquellas personas quienes, al tener cubierta toda clase de carencia socioeconómica, deben de buscar algo que le brinde drama y dificultad a sus vidas.

-Tener los mismos gustos musicales es motivo suficiente para empezar una relación.

Definitivamente, compartir afinidad por un mismo género musical o banda es algo que ayuda enormemente a forjar un amorío. Especialmente cuando se dan las primeras citas y los temas de conversación brillan por su ausencia. Sin embargo, pensar que este elemento es definitorio y esencial en el afianzamiento de un noviazgo es algo verdaderamente ridículo. Los procesos verdaderamente relevantes del enamoramiento se gestan a niveles químicos y psico-afectivos; esto sin importar que tú seas aficionado de The Smiths y que a tu media naranja le encante la banda.

-Todo es culpa de la friendzone.

No cabe duda de que, desde que se inventó este término, todos los hombres (y mujeres) quienes no logran concretar nada con su crush de toda la vida encontraron un pretexto perfecto al cual achacarle sus problemas. No existe tal cosa como la friendzone. Cuando le gustas a alguien, esta persona querrá estar contigo en todas las formas, sin importar si esto transgrede los cánones de la amistad más inocente.

-Las niñas cool deben de ser volubles, complicadas e inconstantes.

Después del estreno y consecuente éxito de 500 Days of Summer, comenzó a aflorar un escalofriante fenómeno entre el género femenino: chicas que pensaban que ser un complejo rompecabezas amoroso (ya sabes, de esas que pregonan ser tan intensas que ni ellas mismas logran comprenderse y que pueden mandarte a volar sólo porque no les gustó que ese día usaras agujetas sin punta) era lo más genial de este universo. Sin duda alguna, mucho le debemos al insufrible personaje interpretado por Zooey Deschanel el florecimiento de este ejército de mujeres cambiantes.

No more articles