The Ritual: horror en estado espiritual

TXT: Toño Quintanar

Recientemente fue estrenada una cinta de horror fantástico la cual, a pesar de su limitada distribución –completamente nula en nuestro país-, supo atraer de forma decidida la atención de los fanáticos del cine subterráneo.

Nos referimos a The Ritual (2017), cinta dirigida por David Bruckner –director quien hizo escuela mediante sus participaciones en la cinta VHS– la cual retoma uno de los escenarios más sugestivos y espiritualmente poderosos dentro del género del terror para llevarlo a nuevos límites.

La trama de este proyecto narra las desaventuras de un grupo de amigos quienes, tras sufrir la violenta pérdida de uno de sus miembros –mismo asunto que mantiene sumergido en una tremenda culpabilidad al protagonista principal de la cinta-, deciden realizar una expedición por los bosques de Suecia con el fin de encontrar cierta sanación espiritual. Como te podrás imaginar, lo que les espera es una tremenda pesadilla de la que difícilmente podrán escapar con vida.

Valiéndose de una sobrecogedora atmósfera que no se veía desde El Proyecto de la Bruja de Blair, esta cinta nos lleva por un viaje cuasimístico que nos recuerda esa capacidad con la que los matices fantásticos del horror son capaces de relacionarse con las aprehensiones que los seres humanos de pie experimentamos día a día dentro de nuestras cotidianeidades más mundanas.

The Ritual es una cinta que trata acerca del conflicto que representa enfrentarnos a nuestro pasado y a sus potencias más asfixiantes; mismo tema que adquiere una estrujante corporeidad gracias a una serie de metáforas visuales entre las que nos encontramos con un increíble monstruo cuyo diseño –bastante detallado- se transforma en un auténtico homenaje a las criaturas más cautivadoras y siniestras del Séptimo Arte.

Si bien, no podemos decir que esta producción sea un logro absoluto –conforme la cinta avanza nos encontramos con algunos altibajos ineludibles-, no cabe duda de que, por lo menos durante su primera mitad, ésta logra entretejer una atmósfera tremendamente sugestiva que nos invita a experimentar cierto pánico que nos recuerda que los espacios más desconocidos son aquellos que persisten en nuestra propia mente.

,

Related Posts