¿Se avecina el fin de la guitarra? Gibson se declara en bancarrota

La música electrónica y el rap podrían estar desplazando a los guitarrazos

¿Quién no ubica la imagen de un Elvis Presley tocando su guitarra?, o la de ¿B.B. King tocando los acordes de su Gibson como si se tratara de una danza sincronizada entre la música y sus dedos? Pues el histórico fabricante que suministró de guitarras a estas leyendas de la música, Gibson, se declara en bancarrota.

Una continua baja en ventas y una considerable deuda, han llevado a la compañía a declararse en bancarrota como último recurso para rescatar a la empresa. Desde hace meses, se había dado a conocer que Gibson se encuentra atravesando una mala racha. Las cosas no se vislumbraban del todo bien a partir de la salida del director general de la sociedad, cuando no llevaba ni un año en el cargo. Mientras una deuda crecía cada vez más y las guitarras son concebidas, con mayor frecuencia entre las nuevas generaciones, como un instrumento del pasado.

Antes, los jóvenes crecían con la ilusión de formar una banda en el garaje de su casa. Hoy, pasan sus días frente a una consola; escuchan música, ven series y películas en streaming o practican con su smartphone para ser Youtubers o ganar seguidores en Instagram. Aunado a las preferencias musicales que se inclinan más a los géneros urbanos y al electro.

Hace no mucho, el músico Eric Clapton se preguntaba, ante las bajas ventas, si nos encontrábamos ante el fin de la guitarra. Gibson Brands sigue generando ingresos por un valor superior a los 1.000 millones de dólares anuales y vende 170.000 guitarras al año. Sin embargo, los precios de las guitarras caen cuando se compara con las ganancias que se adquieren al comprar dicho instrumento en el mercado de segunda mano.

Hasta el momento, la empresa se encuentra ante una reestructuración interna y aunque se encuentran en una mala situación, Gibson controla el 40% del mercado de las guitarras eléctricas con un precio superior a los 2.000 dólares. Y su mejor plan para revivir esta compañía es diseñar y crear guitarras de calidad.

Y no, no estamos ante el fin de la guitarra. Aún hay muchos guitarrazos por dar y esta banda londinense, Shame, de jóvenes que aún creyeron que era buena crear una banda en un garaje, nos siguen dando buenas lecciones de post-punk. Y nos demuestran que aún hay lugar para las guitarras.

Foto de portada: Gibson Les Paul Standard

, , , , , , , , , ,

Related Posts