PORTADA_MVN162_CAYAB

MARVIN 157 :: 

En un año en que los conciertos y los festivales ya ocupan más de la tercera parte de nuestros compromisos del año, se consolida uno que tiene su propio estilo, su cara, su actitud, y estos llevan toda la fórmula que compone la música juvenil: fiesta, euforia, energía, monerías rebeconas, chacoteo, imaginación, dinamismo y buen humor. Hablo del Wild O’ Fest, una ceremonia de iniciación rigurosa para todos aquellos que ansían un concierto con toda la receta arriba mencionada y que bien a bien no tienen claro por dónde empezar. Sonidos instrumentales, temas cantados, canciones gritadas, música de acción y un estado de ánimo ebrio de alegría, conducidos por la aplastante guía de las guitarras crudas, los sensuales sonidos playeros, las alusiones a la velocidad motorizada: el surf y el garage. Y con este pretexto, hacemos un repaso a la idiosincrasia de estos sonidos, sus usos, sus costumbres, su universo gráfico, el suceso que será la visita de varios representantes destacados de este sonido icónico a la edición 3 del Wild O’. Un coleccionable escueto que definitivamente no logra resumir sus cincuenta años de historia, pero que aporta un granito de arena al emocionante panorama de este momento histórico. Así que como los amos de Dogtown, desde la playa a las calles: Surf’s up!