¿Por qué Lykke Li está tan triste?

Nos adentramos a fondo en las canciones de Lykke Li y descubrimos a quién se las dedica. El sentir de su cuarto álbum “So sad so sexy” es uno que identifica al sentir de la mujer contemporánea

Después de un largo retiro en el que la sueca Lykke Li estuvo para cuidar de su salud. Los fans recordamos aquella frase que nos dejaba un rayito de esperanza cuando anunció su despedida: “Regresaré con más fuerza”. Y así fue, cuatro años después tenemos so sad so sexy, un álbum que se perfila para ser uno de los mejores del año. ¿Qué lo hace tan especial? La sorpresa en este disco es que Lykke Li mudó a un pop más moderno con muchos sintetizadores, un poquito de rap y con un mejor sonido pop que en I Never Learn. So sad so sexy tiene ese sonido que termina de enganchar junto con sus letras.

Lo que se mantiene intacto en este cuarto disco son las letras, que ahora vienen aún más tristes o llegadoras. Basta recordar “Gunshot”, “No Rest for The wicked”, “Never Gonna Love Again” o aquella colaboración con Kleerup, “Until We Bleed” que nos desgarraron hasta rompernos de tristeza. Las letras con las que Lykke Li regresa no dejan la tristeza de lado, al contrario, son un himno al sentimiento generalizado ¿por las generaciones más jóvenes?: tristeza, desamor, tristeza después del sexo, consuelo durante el sexo, el deseo de un amor bonito, la maternidad y la muerte de seres queridos.

“Utopia” es quizá una de las canciones más bonitas del disco. El tema está dedicado totalmente a la maternidad. Por un lado, Li tuvo a su primer hijo en 2016 con su pareja actual, el prolífico productor, Jeff Bhasker. Al año siguiente su mamá murió; el día de las madres la cantante compartió uno de los videos más bonitos con fotos y videos de ella cuando niña y de ella como mamá. Para acompañar este video, escribió:

MOTHER TO MOTHER TO MOTHER.
Utopia is all my mother ever wanted for me and all I ever want for him.
💔🌹💔🌹💔🌹💔🌹💔🌹

Hard Rain

Un video bastante estremecedor que nos mueve las entrañas a todos, pero no todas las letras van sobre la maternidad o la pérdida de su madre. Hay algunas otras que hablan de desamor, de ese del feo como en “Two Nights” o en “Hard Rain”. Aún no comprendemos cómo le salen tan bien estas canciones, si para muchos de nosotros Li tiene una relación de ensueño con Bhasker. Que por cierto, impregna todo su sello como productor del álbum, aunque en esta ocasión comparte la producción con MalayRostam BatmanglijT-Minus Jonny Coffer.

Sobre el video de “Hard Rain” Lykke Li dijo durante una entrevista:

“Es una historia de amor profunda y complicada, y estamos lidiando con dos personas que se enamoran locamente, pero que provienen de pasados muy diferentes y de diferentes bases emocionales y vidas y deseos internos muy distintos. Uno nadando más cerca, uno nadando lejos. Creo que ese tiro representa la encrucijada en la relación y la noción de que no importa cuánto quieras que funcione, el universo quiere algo diferente y te lanzará una tormenta tan fuerte que en algún momento dejarás ir a tus amantes. Pero incluso en el momento en que decides dejarlo ir, recuerdas todo lo bueno, la pasión, el amor, el comienzo, la magia y luego vuelves al lazo de amor que finalmente te llevará al final del camino”

 

Bad Woman

Así es como Lykke Li compone las canciones, quizá imaginando historias de amor y desamor que nos son ajenas a la humanidad y a lo que cada uno de nosotros hemos vivido. En eso radica la infinita identificación con sus letras tan tristes. Pero por supuesto que las canciones tienen algo de autobiográfico de la cantante, sobre “Bad Woman” otra de las mejores canciones que tiene este disco Li dijo:

 “Quiero decir, para mí, nada es difícil cuando lo estoy escribiendo, pero sí definitivamente cuando lo escucho. En realidad fue Jeff [Bhasker] quien señaló que el estribillo debería de ser “I`m a bad woman”, a pesar de que ese es el verso, ese es el núcleo de la canción. Cuando lo escuché esa vez, me rompió el corazón. Era casi como escuchar a otra persona escribir una canción exactamente como me siento.

Last Piece

¿Hay algo más #goals que escribir una canción con tu pareja mientras pasas por una etapa difícil en tu relación?, pero Lykke Li no es tan triste del todo, su  música también habla de poder ser una mejor persona, de ser tú mismo. Entres sus canciones hay un mensaje muy fuerte para sumar al empoderamiento de la mujer. La mujer que quiere ser independiente, pero también formar una familia. Así lo cuenta en su canción “Last Piece”.

“Lo que realmente quería hacer es mostrar a la nueva generación de mujeres que hemos llegado hasta ahora. Sí, puedes tener un bebé y puedes hacer tu trabajo. O así es como debería ser. Eso es lo que espero que podamos crear para el mundo. Además, hablemos de la licencia de maternidad en Estados Unidos. Es una locura que tengas, como, seis semanas y luego tienes que dejar a tu bebé para ir a trabajar un poco de mierda solo para pagarle al hombre”

Tal vez el disco de Lykke Li no hable tan solo de un sentimiento, de la tristeza, sino de todo un mar de sentimientos con los que cargamos día a día en la vida. Tal vez ni siquiera les hable a los millennials, sino a la vida adulta. La presión de tener una relación estable, de sentirte una buena mujer y de formar una familia. Los cuatro años que pasaron en el retiro de Lykke Li, también sirvieron para la maduración de sus composiciones y vivencias. Es obvio que este álbum hable del sentir de una mujer adulta que seguramente identifica a tantas más. Las canciones de Lykke Li hablan simplemente de la vida.

, , , ,

Related Posts