La Banda Bastón, un carnalismo único

FOTO: Homegrown

TXT: Daniel Arcia

Forjar una amistad desde la infancia, hacer lo que más te gusta con tu mejor amigo y con el paso de los años convertirse en una de las bandas más reconocidas del hip hop mexicano de la actualidad, no lo hace cualquiera. Ésta es la historia que se cuenta detrás de La Banda Bastön, originarios de Valle de Santo Domingo, Baja California Sur, y Dr. Zupreeme emprendieron un camino desde los noventa, el cual se ha forjado de mucho esfuerzo y trabajo.

Estos mexicanos tienen un sello característico que los define como una agrupación sin etiquetas, no llegan a un público en específico sino que van obteniendo nuevos seguidores conformen van mostrando su trabajo, el alma de sus canciones se pueden reflejar en cualquiera y por ello poco a poco se abrieron lugar dentro del género. En este 2017, regresan estrenando su álbum Luces Fantasma, una clara muestra de madurez musical que se forjó gracias a las múltiples presentaciones que tuvieron en todo el país. Sin pelos en la lengua, Dr. Zupreeme nos habla sobre el fiel sentimiento que tiene por Mü, el trabajo que hicieron para este disco y los consejos que podría darse así mismo hace algunos años.

Después de un largo tiempo en el que estuvieron sin lanzar álbum pero con muchas presentaciones en vivo, ¿qué fue lo que hizo que La Banda Bastön tomará la decisión de hacer Luces Fantasma?

Dr. Zupreeme: Fueron las experiencias, no queríamos hacer un disco y en seguida otro, sabes que te pasan cosas, cambia tu perspectiva del mundo, vives más cosas y puedes abordarlas desde otros puntos de vista. Queríamos darnos el tiempo de crecer y aportar algo diferente. Después de hacer tour con Todo Bien (2013), nos sentimos listos para empezar hacer el nuevo disco. Desde el 2015, lo empezamos a maquetear, las pistas, letras y colaboraciones se dieron también en parte del 2016.

En este nuevo disco, escucho que los versos y las rimas no perdonan, se nota que son valientes pero ¿existe algo a lo que le tengan miedo?

No se, siento que en este disco, como bien lo dices, fue de perder el miedo a equivocarse o a ese tipo de cosas que te detienen como artista o creador. No sabría decirte a qué le tenemos miedo, pero sí te puedo decir a qué no le tenemos miedo: al error, al fracaso, a la propuesta. La experiencia que tenemos en los escenarios haciendo música, nos da esa seguridad de perder el temor a tratar de lograr alguna colaboración o buscar a gente que pueda trabajar con nosotros.

Con el calor que desprende el enojo y la inconformidad que hay de la sociedad mexicana en contra del gobierno, ¿creen que puedes usar todo esto como materia prima para hacer rimas y versos?

Lo hemos hecho a lo largo de nuestra carrera, nuestras canciones más populares se tratan de eso, como “El país de las maravillas”. Tristemente cada seis años se pone de moda otra vez porque trata del circo electoral, cómo se maneja el gobierno para proteger sus propios intereses. Luces Fantasma se enfoca en las relaciones interpersonales, la relación de uno mismo con su ser o su ego. Con esto se logrará un cambio en el exterior, saber de lo que estamos hechos, de qué somos capaces.

¿Cuál es la conexión que existe entre la portada del nuevo disco y la canción central?

Luces Fantasma es como esos reflejos que salen en las fotos, que parecen ser algo que no son, pueden ser apariencias o dobles lecturas, las máscaras. Muchas canciones tienen algo de eso. La portada la hizo el estudio de Copete Cohete, le dimos el disco a Smithe. Es un trabajo de unas esculturas de acrílico que se alcanza a ver los esqueletos que tiene por dentro, son como unas siluetas que se van transformando, como Mü, todo lo que hay en medio y yo. La portada es una abstracción de las dobles lecturas que hay en el disco.

El 1o de abril estarán en el Festival Ceremonia alternando con grandes artistas. ¿Qué significa para ustedes estar a la altura de esas bandas?

Nos da mucho gusto. A mí me gusta el festival, ponen mucha atención al hip hop y a los grupos de vanguardia. Es una oportunidad muy buena para hacer un estreno nuevo oficial del álbum porque si bien haremos una presentación oficial en su momento (mayo/junio), en abril tocaremos lo más que podamos.

En todo el tiempo que llevan dentro de la música, las cosas les han salido bien (musicalmente), ¿qué tan cómplices son Mü y Dr. Zupreeme para que todo salga como debe ser? ¿En qué les ayuda a tener esta complicidad dentro y fuera del escenario?

Un montón, Mü y yo somos como hermanos, nos conocemos desde los cinco años aproximadamente, vivíamos muy cerca, nos juntábamos en la secundaria, crecimos juntos. Nos han ido pasando las mismas cosas al mismo tiempo, cosas que pasan con la vida y la edad, coincidimos en eso. Hay un mucho entendimiento y confianza entre nosotros desde el momento en que cada quien hace su trabajo. Yo la música y producción y él las letras, lírica y rap. Hay confianza absoluta del uno con el otro, sabemos lo que cada quien está haciendo y podemos confiar al cien por ciento.

Si tuvieran una máquina del tiempo y pudieran regresar al momento que comenzó La Banda Bastön, ¿qué cambiarían?

Nos daríamos un poco el don de la paciencia porque nos tardamos 10 o 12 años en sacar nuestro primer álbum, después de tocar por todos lados. No estamos arrepentidos pero personalmente, le diría al Zupreeme de hace 15 o 20 años: “No pienses que tu primer disco va a salir el siguiente año, deberás tocar muchas puertas, arar la tierra para poder sembrar y luego cosechar”. Me la he pasado increíble en este proyecto pero sí hay momentos en los que te puedes desesperar. Me hubiera gustado saber que las cosas se tardarían un rato pero valdrían la pena.

Notas Relacionadas