5 momentos que nos recuerdan que los videos de Marilyn Manson eran lo mejor

TXT: Toño Quintanar

IMAG: EMI

Actualmente, todo el mundo habla de lo perturbadores que resultan los videoclips de ciertas bandas y artistas como Die Antwoord; sin embargo, no cabe duda de que antes de que muchos de dichos proyectos existieran, un visionario se encargó de abrir la brecha para los videos musicales de carácter grotesco; globalizando su presencia de manera definitiva.

Marilyn Manson fue todo un artista de su época, un camaleón multifacético quien hizo del video musical una plataforma sumamente rica en la que la estética más afilada y los conceptos decididamente transgresores se conjuntaban con el fin de llevar al espectador hacia sensaciones verdaderamente tremendas.

A continuación haremos un repaso por los mejores momentos de dicho fenómeno.

-Las “mujeres gigantes” de “The Beautiful People”.

No cabe duda de que éste es uno de los videos más decididamente aterradores dentro de la carrera de Manson; mismo asunto que se debe a una imaginaria de carácter frankensteiniano la cual, además de todo, nos mostraba una interesante noción de los rasgos mentales propios de los dictadores del Siglo XX. Sin embargo, no cabe duda de que el punto más perturbador del clip lo representan este par de señoras las cuales parecen sacadas de la peor de nuestras pesadillas.

-Manson montando un cerdo en “Sweet Dreams”.

Hay secuencias iconográficas las cuales contienen toda una avalancha de significaciones psicológicas. Ésta es, definitivamente, una de ellas. Valiéndose de un trabajo de maquillaje excepcional y de una presencia animal sumamente cínica, Manson nos brinda una reflexión semiótica acerca de las aristas más tremendistas del hedonismo humano.

-Los policías decapitados de “I Don’t Like the Drugs (But the Drugs Like Me)”.

No es ningún secreto que, durante años, Manson ha sostenido una relación de amor/odio con el mundo de las drogas; siendo el álbum “Mechanical Animals” uno de las referencias más inmediatas de dicho asunto. A lo largo de este video, Marilyn y su equipo de creativos se dan a la tarea de esculpir una narración las cual se destaca como el peor mal viaje de cualquier adicto a las substancias. Una auténtica epopeya persecutoria llena de simbolismos genialmente mordaces los cuales pretenden funcionar como una bofetada dirigida hacia las buenas conciencias. Objetos como la cruz de televisores que el músico carga sobre su espalda son atributos verdaderamente legendarios, pero no cabe duda de que el detalle de los policías sin cabeza le brinda al video un aura sumamente contestataria.

 

-La “chin¡&%?#era rara” de “Tourniquet”.

El tema del autómata monstruoso es uno de los pilares más legendarios y sugestivos dentro de las artes de carácter horroroso. Manson le brinda un homenaje definitivo a dicho tópico a través de este inquietante personaje el cual se torna una descarnada metáfora de la fragilidad humana. Un guiño absoluto a todos esos arquetipos aterradores que, desde siempre, han sido la gran inspiración del Reverendo.

-“La Morsa” y los diseños de vestuario en “The Dope Show”.

Durante el 2007, el mundo del Internet se sorprendió ante la intimidante presencia de un video viral el cual, gracias a su críptico y perturbador contenido, pronto se volvió en una auténtica leyenda urbana de la era moderna. Por supuesto me refiero a “Obedece a la Morsa”, clip protagonizado por la leyenda de la escena travesti Johnnie Baima, mejor conocido en los círculos underground como The Goddess Bunny. Mucho antes de su reconocimiento masivo, podemos ver a este delirante personaje apareciendo de forma fugaz en este magistral videoclip el cual deja en claro que Manson era y es todo un visionario dentro de la estética de lo bizarro.

A pesar de que este video cuenta con múltiples atributos los cuales van desde lo grotesco hasta lo esplendoroso, no cabe duda de que uno de sus rasgos más poderosos recae en el increíble vestuario que el Reverendo y compañía lucen a lo largo del clip. Definitivamente, un síntoma de exquisito gusto.

 

 

Notas Relacionadas