Mastodon, de lo nuevo, lo mejor

#SangreDeMetalPor Luis Jasso

Cuando el metal parecía haber caído en un bache, cuando los viejos metaleros o los jóvenes que crecieron aferrados a un pasado que no les tocó de primera mano decidieron que el metal había muerto, surgió un movimiento llamado New Wave Of American Heavy Metal. Si nos atenemos a las voces de los mencionados sepultureros del rock, se trató de un movimiento aburrido que no aportó nada a nadie, pero los números, las críticas y una nueva generación dicen otra cosa.

En ese contexto surgió Mastodon, una banda que ya tiene 18 años de carrera y siete discos de larga duración bajo el brazo. Sus dos mayores pecados podrían ser que no les gusta la etiqueta de “banda de metal” –etiqueta por cierto que tampoco le gustaba a Lemmy ni a Tony Iommi, por ejemplo- y haber alcanzado a un público que se expande más allá de las fronteras clásicas del metal. Y no es su culpa, en todo caso son las circunstancias, las redes sociales, la accesibilidad de obtener toda la música que se quiere con un mero click, pero no es culpa directa del cuarteto.

Es decir, los true metal warriors, hayan vivido o no la era de la New Wave Of British Heavy Metal, no le perdonan a bandas como esta el que existan porque sustituyeron –otra vez, por lo menos en cuanto a números- a esas leyendas de los 80. Algunos se niegan a aceptar que para que nuestro género no muera, se debe mantener en movimiento y por lo tanto descalifican todo lo que no sean guitarras gemelas o blastbeats brutales. Mastodon tiene un poco de todo, y eso ha acercado a gente que uno no consideraría como metalero, pero entonces nos enfrentamos a la clásica frase de aquí sólo hay de dos sopas: o se ajusta uno y se queja de los posers, millenials, hispters o como se les quiera llamar, pero sin hacer mayor drama, o se aferra uno al pasado y se va muriendo poco a poco con los ídolos que lo han hacho ya, como Dio, Lemmy, Peter Steel o Martin Ain.

Mastodon es una banda de una finura instrumental excepcional. Sí, tiene muchos pasajes progres, pero también elementos doom, thrash y hasta death. Probablemente no están en la cima del mundo del metal porque ese concepto de alcanzar una cima ya no existe. Probablemente ya no veremos nunca más a bandas de metal que llenen estadios, pero veremos a algunas como Mastodon, que fuera del enorme pecado –para los puristas- de ser estadounidense, es una gran banda en vivo. Tiene elementos que hace años no se escuchaban ni veían, como hacer álbumes conceptuales, tener en tres de sus cuatro músicos a vocalistas líderes, cuatro excelsos instrumentistas y una actitud arrogante y políticamente incorrecta que es muy necesaria en un mundo al revés.

Tal vez hemos equivocado el enfoque y hemos esperado sin éxito al siguiente Slayer o Judas Priest, y no va a suceder. Lo que hay es una camada de bandas de la generación de Mastodon que aportan su propia visión del metal y que al hacerlo acercaron hacia el género a toda una generación que de otra manera estaría en otro lado. Se trata de una banda que ha ganado premios que van del repudiado Grammy a los venerados Kerrang!, Metal Hammer Golden Gods y Metal Storm Awards; un cuarteto al que Allmusic describió como “uno de los actos preeminentes del metal del Siglo XXI”, que la BBC denominó como “la banda de metal más ambiciosa, temeraria y divertida que ha llegado al mainstream del metal desde que el género nació, en los 70. Alternative Press escribió que “Mastodon es una de las más grandes bandas del hard rock de todos los tiempos” (cabe aclarar que se refieren al rock duro en general, no al subgénero hard rock en particular) y que Rolling Stone describió como “un puñado de sureños cabrones que se han convertido en la banda más importante del metal”. Si es cierto o no ya depende de cada quien, pero sí se trata de una banda a la que vale la pena escuchar, aunque sólo sea para decir que apestan. La bronca no es decirlo, la bronca es hacerlo sin haberlos escuchado nunca. De los no clásicos del cartel, una verdadera joya que ya no hay que pulir.

, , , , , , , , , ,

Related Posts