Libros: “La literatura nazi en América”: ROBERTO BOLAÑO EN ANAGRAMA

TXT :: alias Ricardo Miranda | @aliasRmiranda

En Roberto Bolaño se hizo realidad la fantasía Disney de todos los escritores: de la noche a la mañana el mundo descubrió que existía, lo proclamó un genio y de paso declaró que él solito era el siguiente capítulo en la literatura de toda su región: el tan ansiado después al boom de los sesenta y al realismo mágico que las editoriales aún no se cansaban de explotar, aunque los escritores ya se habían cansado de escribir.

Bolaño alcanzaría a disfrutar un poco –apenas el principio- de esa canonización y, para mayor fortuna de su mito –que no de él- moriría de problemas hepáticos a los 50 años.

Antes de eso, Bolaño vivió una vida desperdigada que a la hora de la consagración jugó perfectamente con su arrollador talento literario para sellar su estatus de leyenda. Bolaño nació en Santiago de Chile en 1953. Se mudó con su familia a México a los quince años, y a los veinte regresó a Chile, poco antes del golpe a Allende. De Chile regresa a México por tres años y de ahí se muda a Barcelona. Esos años en México y esa vuelta a Chile durante el golpe serían cruciales en su vida y de ahí vinieron muchas de las historias más sustanciosas de sus libros.

De vuelta a la biografía, Bolaño pasó largos años sobreviviendo con trabajos de ocasión –el más citado: haber sido guardia nocturno de un camping vacacional en España-, leyendo religiosamente y escribiendo casi a escondidas. En uno de sus cuentos que pinta muy bien aquellos años (Sensini), Bolaño cuenta haber conocido en España a un gran escritor argentino olvidado que le dice que la manera de sobrevivir escribiendo es inscribir sus textos a concursos municipales y, a partir de ahí, Bolaño comienza a probar el método. Cuenta la leyenda que Los detectives salvajes, la novela con la que ganó el Rómulo Gallegos y que inició su salto hacia la consagración, antes ganó por lo menos seis de estos concursos con distintos nombres y que alguna vez Bolaño se quejó bromeando de que lo malo de haber ganado el Rómulo Gallegos era que ya no podía seguir inscribiéndola en concursos más pequeños. Dato para la trivia: el cuento del argentino, como mucho de lo escrito por Bolaño, está basado en una anécdota real y resulta que el escritor argentino era Antonio di Benedetto.

Bolaño entonces era ya reconocido al momento de morir, pero la canonización le vino poco después, a través del mercado gringo, cuando ciertas estrellas pop como Patti Smith y David Bowie descubrieron sus libros y se pusieron a hablar de él con entusiasmo. Una descripción de su estilo que puede ser muy útil para esta reseña viene justamente de ella, que dice que mucho tiempo lo evitó porque pensó que era uno de esos escritores densos que le hacen la vida imposible al lector y cuando lo leyó se sorprendió de lo equivocada que estaba. En el enlace Patti Smith dice que Bolaño no te acosa como lo hace Cormac McCarthy, no te trata de emborrachar con transgresiones como Raymond Carver y Thomas Pynchon, no pinta escenas extrañas pero hermosas como Don DeLillo, no hace malabarismos como David Foster Wallace…

bolaño

Bolaño tiene el mérito de haber escrito muchos libros de la misma calidad. Sus libros, además, suelen guardar relaciones entre sí, compartir historias y a veces parecerían ser un solo libro grande, lo cual hace difícil distinguir en cuál de los libros de Bolaño venía un pasaje que uno recuerda.

En eso radica otro de los encantos de La literatura nazi en América con respecto a sus otros libros: en que es una pieza totalmente aparte. La premisa del libro es que es un falso diccionario (al estilo de la Historia universal de la infamia, de Borges) de autores latinoamericanos que fueron simpatizantes abiertos o que tuvieron algún vínculo personal con la ideología nazi. Los 32 autores que aparecen en La literatura… son ficticios, toda su obra es inventada y las biografías están llenas de guiños y chistes privados entre el lector y Bolaño sobre la América Latina (o, dicho en lenguaje reseñólogo, su libro “desborda referencias intertextuales hacia la historia y la literatura del subcontinente”).

El libro está tan lleno de historias jugosas que fácilmente podría crear toda una mitología y no sería difícil imaginarse cincuenta películas o cincuenta libros basados en las historias que vienen en este.

La literatura nazi en América fue publicado por Anagrama; se puede conseguir por todos lados, por ejemplo aquí y, para quien tenga 40 minutos para ver a Patti Smith opinando sobre Bolaño aquí dejamos el clip.

Notas Relacionadas

Los comentarios están cerrados.