La incansable carrera hacia el cero: Una entrevista con Justin Pearson de The Locust

TXT :: Sebastián Franco

¿Son importantes las letras de las canciones en esta época tan acelerada, donde el consumismo es un ave rapaz que devora todo nuestro al rededor (incluso nuestra propia vida)? ¿Aún tiene importancia?

La respuesta para muchos de los que aman la música es sencilla: Sí, todo el sentido del mundo.

Las letras acompañan melódicamente -o no- una pieza de música; muchas veces le da sentido al discurso sonoro de un álbum y transmiten información casi vivencial: nos hacen identificarnos con una realidad ajena.

Justin Pearson, torbellino imparable, miembro de bandas como The Locust, Retox, Head Wound City, y recientemente Dead Cross, ha sido parte de una violenta vorágine desde principios de los 2000, creando su sello Three One G, el cual le dio casa a varias bandas, y con The Locust, esparció por el mundo un sonido propio, que muchas veces quiso ser emulado (incluso en México) una combinación del new wave, el grindcore, el powerviolence y la energía del extinto no wave. Pero sus letras, muchas veces incomprensibles por la velocidad de sus canciones, no permitían el acercamiento del escucha, aunado a que la gente “ya no compra discos”.

Pearson, se ha dado a la tarea de recopilar sus letras en un libro, titulado The Raze to Zero; el libro comprende una gran colección de canciones desde 1994 hasta el año presente, por lo que el avance en sus letras se puede notar, y orbita en diversos proyectos: desde la música “dance” hasta el punk más corrosivo, o proyectos aún más ruidosos.

Este músico californiano es uno de los últimos “seres punk” que pueden considerarse como tal, borrando las fronteras entre la música, y ensamblando una visión propia que evoluciona con los años.

A continuación, una entrevista con Justin Pearson sobre su nuevo libro, lo que significan sus letras en esta era, y sobre sus próximos proyectos con Retox, Dead Cross y demás:

Éste es tu tercer libro; en el primero describes tu experiencia y desenvolvimiento como adolescente en el contexto de la escena punk californiana. Pero en esta entrega, traes una colección de letras de diferentes proyectos musicales en diferentes épocas de tu carrera, incluso de diferentes escenas. ¿Cómo nació la idea de escribir un libro como éste?

Pienso que los tres libros que he escrito son completamente diferentes entre sí. En realidad, yo no me considero un escritor, por lo que tendría sentido que no tengo un estilo particular para escribir. En el primer libro, From the Graveyard of the Arousal Industry fue una colección de historias cortas sobre los primeros treinta años de mi vida; el segundo libro, How to Loose Friends and Irritate People, fue específicamente sobre mi relación con el EDM y con ciertos artistas con los que he trabajado, por lo que este último libro, es una colección de letras desde que yo comenzaba a cantar en algunas bandas, algunas piezas cortas, y pedazos de textos “impares”, que no encajaban en ningún estilo narrativo de mis previos intentos escribiendo.

Pienso que en parte, este último libro es un recopilatorio de todas las cosas que he escrito, mostrando qué letras escribí con The Locust, y también reuniendo letras que escribí para proyectos de otros artistas de los cuales no soy parte, o cosas que simplemente no han salido en ningún proyecto.

Pienso que me sobrepasaría calificar este libro como uno de poesía, pero creo que encaja en ese espectro hasta donde tengo entendido, o quizás es más como un zine, lo cual sería una descripción mucho más fácil de digerir para mí. 

justin pearson

The Raze to Zero, podría fácilmente confundirse con un libro de poesía un tanto retorcida, pero no es el caso. Para mí es el testimonio de un hombre en la escena musical y el contexto que lo rodea. ¿Es este libro ese testimonio, o me equivoco?

No estoy seguro; no si esa sea una descripción exacta. Algunas de las letras fueron en parte influidas por otros artistas quienes fueron parte de ciertas canciones. Incluso si hubiera moldeado las palabras para que encajaran en alguna clase de estructura, no creo que pudiera ser posible, porque fueron un esfuerzo colectivo de la banda a la que pertenecen, como pueden ser The Locust, Retox, All Leather, etc.

Mientras yo era un adolescente, en la escena local del noroeste de México, y escuchaba bandas de Three One G o de Gold Standard Laboratories, sentía que esas canciones hablaban por mí acerca del mundo en el que vivía en ese entonces. Pero ahora en el contexto social, mediático y político en el que vivimos, en verdad pienso que estas letras mantienen esa energía que aún no ha perdido la misma transgresión.

Para mí es extraño tratar de comparar y contrastar el mundo antes y después de los nuevos medios (internet). Son demasiado diferentes pero, han mutado para convertirse en un solo mundo que está muriendo. Ahora pienso e intento reflexionar y ver el vacío en las cosas que solían ser “especiales” desde que ahora todo está disponible instantáneamente. Supongo que, el otro aspecto que se puede adherir a todo esto es la presencia del narcisismo que viene con el hoy en día de las redes sociales y la mentalidad que cargan, es decir: por mucho que yo quiera seguir siendo parte de esas personas que “hablan” con otras, y que pueda verse como “especial”, de alguna manera pienso que con el tiempo eso se diluye y tiene a perder importancia.

Sin embargo, es lo que es. A veces me pregunto, ¿acaso las personas leen libros en el 2018? No estoy seguro si las letras son tan importantes para la mayoría de las personas, desde que lo digital es el formato de preferencia de la mayoría en estos tiempos. iTunes no suele tener booklets digitales, así que, tal vez este libro pueda ser algo relevante.

¿Si tuvieras que elegir de este libro tres de tus letras favoritas, cuáles serían, y por qué?

Ciertamente hay letras de las cuales no comparto lo que dicen y que son parte del libro. Creo que, escribir letras para mí ha sido un proceso gradual; no puedo estar de acuerdo algunas cosas que he escrito -hablando de las letras- para bandas como por ejemplo, Swing Kids o The Crimson Curse. No tenía idea de lo que estaba haciendo, es hasta los últimos años que he entendido cómo escribir letras. Así que podría decir que mis letras favoritas son las más recientes, probablemente algunas de lo de Planet B, como “The Beginning is Near” o “Manure Rally”. Sin embargo prefiero tomar a consideración mucho de lo que he escrito, cómo fue concebido y creado, además de cómo empata la canción con la música. Cuestiones de melodía, percusión vocal, timbre, y demás factores que me parece que intervienen en la colección.

Cambiando de tema: hace algunas semanas Retox compartió un teaser en vivo de lo que parece una nueva canción “Natures is Failure” ¿Tienes planes de lanzar un nuevo álbum de estudio con la banda?

Si, hemos estado lentamente trabajando en nuevo material. Desafortunadamente ha sido un proceso lento desde que Mike y yo hemos estado ocupados con Dead Cross. Pero tenemos planes de regresar y trabajar nuevas canciones con Retox, y tener lanzar un material pronto.

Has estado muy activo en cada proyecto con el que te involucras, incluso con la reunión de Swing Kids hace un par años ¿Cuáles son tus planes para el futuro próximo?

Con los Swing Kids, fue una cosa muy rara. Desde que Eric Allen falleció, la banda no podía volver a formarse, pero hicimos dos shows para el lanzamiento del libro Burning Fight hace un par de años, junto con la otra banda de Eric, Unbroken. Decidimos hacerlo, porque tenía sentido en ese contexto, era un funeral apropiado para la banda y el trabajo de Eric. El resto de la banda actuó en vivo un breve periodo bajo el nombre de Blue Note, solo para evadir la incomodidad que produce el “mundo de las reuniones” en la música, y tuvo sentido por un tiempo, pero llegó un punto en que ya no tenía sentido continuar con eso.

Actualmente, he estado trabajando en Planet B, y algunas colaboraciones con otros artistas como: Qui, Kool Keith, Skull Vomit, The Manx, etc., y por supuesto con Retox y Dead Cross.

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Related Posts