FIMPRO 2018: El ecosistema musical se expande

Una crónica gonzo a 37 grados

Por Juan Carlos Hidalgo

Es muy interesante concebir al entramado de la industria musical como un organismo vivo que crece y requiere que las conexiones entre sus partes funcionen para conseguir evolucionar de la mejor manera y seguir adelante. Así lo han entendido los organizadores de la Feria Internacional de la Música Profesional, que por cuarta vez se llevó a cabo en la ciudad de Guadalajara, Jalisco (entre el 25 y el 26).

Dicho ecosistema musical no está exento de retos demandantes y para enfrentarlos hace falta una continua renovación de estrategias y una ampliación de los ámbitos en que se desarrolla. Es por ello que se reúnen músicos, gente de disqueras, periodistas, distribuidores y representantes, en otros implicados, para dialogar y reflexionar en torno a los presentes escenarios y sus condicionamientos. Marvin presente obsequiando ejemplares a todos los participantes y siendo uno de los medios aliados.

Este año, la Universidad de Guadalajara decidió trasladar las charlas, talleres, algunos showcases y las speed meetings a las instalaciones del espléndido Espacio de Artes Escénicas, localizado en Zapopan. Un enorme complejo que incluye Cineteca y la monumental Biblioteca Juan José Arreola. Hubo que acelerar para que un retraso en el vuelo no interfiriera para llegar barriendo al diálogo denominado Panorama latino, en el que estuvieron involucrados “Toy” Hernández, la locutora Olivia Luna, Diego Londoño desde Colombia y el músico brasileño Kiko Dinucci; ellos conformaron el jurado que tuvo que seleccionar a los artistas que se presentarían en vivo. El periodista tapatío Enrique Blanc es el coordinador de estos conciertos y fungió como moderador de una sesión a la que el colombiano agregó sabor e intensidad al puntualizar que a la hora de repasar la actualidad latinoamericana no se puede soslayar la influencia del reguetón, por mucho que se cuestione su calidad musical.

Dinucci incidió en la posibilidad de conectarnos con Brasil y conocer su impresionante riqueza sonora; a veces pareciera que el subcontinente fuera una galaxia muy lejana. En sentido contrario, y ya fuera de la sala, “Toy” mencionaba que en el caso de reguetón y otros ritmos cercanos es sorprendente como se mueven y se instalan incluso en zonas tan lejanas como Asia, Medio Oriente y parte de África. Se trata de un trabajo que editoras, distribuidoras y sellos independientes han empujado con gran fuerza y que cada vez ocupan un mayor segmento de la industria (alrededor de un 39%); tal como lo planteara el español Nando Lauces –CEO de Altafonte-.

Tratando de hacer gala del don de la ubicuidad, tuve que repartirme para estar presente en la participación de Arturo J. Flores –editor de Playboy y columnista de Marvin- en el arranque del Encuentro de Periodismo Musical, organizado por Jorge Caballero – de La Jornada- y Juan Manuel Badillo. El autor de El amor apesta estuvo acompañado de los tapatíos Franco Daniel Gómez y Oliver Zazueta.

A toda velocidad regresé a la sala para escuchar un poco de Dame Vicke, una mexicana que desde hace años radica en Miami, que canta en español e inglés y que incorpora rock y detalles electrónicos. La jornada vespertina se completó con Rincón Sapiencia (Brasil) y los locales, Vaquero Negro.

Ya de vuelta en Guadalajara, la noche en la Vía Libertad arrancó a tope con el guitarreo de Mississippi Queens, Jonaz se mostró en plena forma y como todo un crooner contemporáneo; pero la gran sorpresa vendría de parte de Becerros, un proyecto en el que confluyen César Pliego, bajista de Kinky, con los hermanos Villarreal (Richi y Pkz), quienes anteriormente estuvieran en La Verbena Popular. Se trata de un sexteto que propicia el encuentro de la cumbia, el sonido norteño (con acordeón) y una energía rockera. Tienen un sonido potente y consolidado que es capaz de seducir a un público muy amplio. Monterrey está de regreso ¡Ajúa!


Todavía prendidos de la entrega regiomontana, saltamos a la terraza del C3 para la descarga chilena. Inició con Adelaida, un trío jovencísimo que tiene una energía desbordante y que abreva del indie y del shoegaze. Ellos representan a toda una generación apegada a la autogestión y una pasión joven incontenible. Por su parte, Ernesto Holman Trío nos remontó hasta el virtuosismo del jazz clásico e incluyendo a un bajista superlativo. Cerramos el día con toda la finura y el largo recorrido de Fernando Milagros, un compositor de larga trayectoria que a través del rock exalta la tradición de canción latinoamericana.

Sábado 25

Iniciamos el segundo día revisando las distintas posibilidades de la distribución digital; la cubano-mexicana Leiden moderó una charla con los representantes de Ditto, Altafonte, CD Baby y The Orchard. Existen pues opciones para cada tipo de artista.

Y otra vez a correr. En el edificio contiguo arrancaba el Encuentro de Periodismo musical con la presencia de tres mujeres: Luisa Piñeros de Colombia, Liliana Estrada (Cultura Colectiva) y Natalia Cano, colaboradora de distintas publicaciones y agencias. Mónica Frías condujo un espacio dedicado a repasar como es que poco a poco se han ido combatiendo añejas prácticas y buscando un cierto equilibrio de género.

De regresó en la sala me encontré atestiguando uno de los puntos más altos de la FIMPRO 2018. Desde Cuba llegó Telmary &HabanaSana para maravillarnos con una combinación de hip hop con una multiplicidad rítmica que pasa por el funk, soul y jazz. Una cantante de gran voz y personalidad arma un sorprendente flow de carácter hipnótico acompañado de músicos de muy alto nivel. Se trata de una orquesta que produce una música de no fácil clasificación, pero que crea un embrujo santero.

Con la energía desbordante, llegó la hora de mi participación en el Encuentro. Junto a Diego Londoño y Enrique Blanc presentamos La mirada expansiva; una mesa dedicada a perfilar como es que el periodista musical puede desarrollar actividades complementarias que van de la curaduría de festivales y playlist a la literatura rock. En ese mood –atascado de adrenalina- cerramos la tarde con la mezcla siempre elegante de funk y electrónica del Sr. Mandril.

La segunda noche se repartió entre el hip-pop multicultural de Randon Recipe, que representaba a Canadá. Ahí un par de chicas MC´s alternaban con un baterista oriental. Luego, Le Couleur, representó a la parte francófona y tiró de pop electrónico con referencias ochenteras y un poco de disco. Su cantante se dejó la piel en el escenario hasta poner a bailar a toda la Vía Libertad.

Esa velada de ensueño se concretó con la participación de una artista extraordinaria; Sofía Viola se presentó en el Garden Chapultepec sólo con su guitarra, pero no le hace falta nada más. Ella es toda una performer que enriquece la tradición del folk latinoamericana. A la vez tiene una actitud muy punk que alterna con la creación de voces y personajes que aparecen en sus canciones. Va de graves profundos a intensos agudos. Una interprete volcánica que sorprendió y conquistó. Una mujer llena de agallas y una personalidad fortísima.

Sábado 26

Mientras Gonzalo Oliveros –RMX- hablaba de El radio y la falacia del rating (y del fantasma de la payola) nos preparamos para una cita con la historia. Javier Hernández Chelico, Chava Rock y Jorge Caballero acompañaron a Oscar Sarquiz, considerado una leyenda del periodismo nacional y quien repasó las décadas del rock mexicano a través de sus publicaciones. Un momento en el que surgió nostalgia de la buena. El Encuentro de Periodismo Musical cerró en lo más alto y contó con una gran cantidad de asistentes interesados en que se logre de la mejor manera un relevo generacional en el oficio.

Otra parte de los presentes tuvieron oportunidad de conocer la manera en que trabajan las diferentes Agencias de exportación de música; este año con la presencia de delegaciones de Australia, España, Canadá y Chile. Ante un calor agobiante, el cierre se acercaba, pero la vibra se mantuvo en lo alto a través de la electrónica pop muy sofisticada de Patterns, que dejaran un rato Costa Rica para venir a radicar por estos lares; por su parte, Esteman (Colombia) ha crecido notablemente arropando a su pop electrónico de aires latinos con una banda cuyos ejecutantes son magníficos. Las actividades en la terraza de la Cineteca cerraron con el dueto español de batería y guitarra Cala Vento, quienes desde el Ampurdán descargaron toda la violencia del garage rock.

La Vía Libertad, que es parte de un complejo gastronómico y de tiendas, concluyó con el indie guitarrero de Viva Suecia, la excentricidad de la electrónica al estilo bakalao de Joe Crepúsculo, ahora en formato de dúo. El fin de fiesta le asistió a Niños Mutantes, saldando un primer viaje mexicano tras una carrera de alrededor de 2 décadas; los granadinos cerraron con “Todo va a cambiar” y uno podrías pensar que así va a suceder gracias al trabajo tan sistemático y atinado que hacen en FIMPRO.

La edición 2018 finalizó con el showcase de parte de la Columbia británica; esta región canadiense estuvo representada por The Tourist Company, The Harrponist & The Axe Muerderer (con un sonido muy vintage) y Little Destroyer. Canadá se reconfirmó como la potencia creativa y estética en cuanto al folk y al rock. Posee una pátina inconfundible aunada a gran solvencia instrumental.

Un año más de apostar por la diversidad cultural y de buscar hacer comunidad desde Guadalajara; mucho trabajo de por medio y espacio para el ocio creativo y la fiesta distinguen a este evento de otros mercados musicales del mundo; aquí hay gran calidez, sentido humano y visión de futuro. El complejo ecosistema musical aquí encuentra la manera de revitalizarse y buscar una cohesión que le ayude a resistir y crecer.

Fotos cortesía de FIMPRO

, , , , , ,

Related Posts