Entrevista a Future Islands: sintetizadores en éxtasis

La banda de Baltimore está de vuelta en México después de una inolvidable presentación en el Festival Nrmal en 2015 y lo hacen a un año de haber presentado The Far Field, un disco que tal vez no tuvo la respuesta que alcanzó Singles, su álbum más importante hasta el momento. Platicamos con ellos sobre cómo ha crecido su carrera, sobre revalorar un disco como On The Water y sobre los seguidores famosos más extraños que tienen.

Un texto de Aarón Enríquez 

Es sabido que las cosas cambiaron mediáticamente para ustedes después del show que dieron con David Letterman, ¿cada vez que dan un nuevo show sienten presión por mantener la misma energía que mostraron aquella vez o así son siempre?

Sam: Así somos siempre, pero claro que lo que pasó nos hizo pensar en lo que hacemos arriba del escenario, sobre todo hoy en día, que todo mundo graba y lo sube a Youtube. Hoy puedes encontrar una versión en vivo de cualquiera de nuestras canciones y verme dando una patada alta muy loca en un video que tiene cien mil reproducciones. Eso sí me presiona un poco porque siento que debo replicar la misma patada. Ya no suelo hacerlo como antes, pero me gustaba ver videos de atletas haciendo cosas increíbles y repetirlos para descubrir qué hicieron bien o qué hicieron mal. Creo que eso es algo bueno, pero estamos presionándonos cada vez más a siempre hacer las cosas bien. No creo que sea algo malo tratar de mantener el estándar tan alto.

¿Hubo algún famoso que hiciera un comentario en Twitter que los haya sorprendido especialmente cuando tuvieron tiempo de ver todo lo que se había provocado con esa presentación?

Sam: Sí, nos sorprendimos mucho del tipo de personas que tuitearon al respecto, por ejemplo Coldplay o Foo Fighters. Conocimos al baterista de los Foo poco tiempo después y dijo muchas cosas positivas. Fue un poco raro porque no soy fan de ninguna de las dos bandas, pero al mismo estás recibiendo retroalimentación positiva de gente que ha trabajado mucho para estar en un lugar que tú algún día esperas alcanzar. Haber obtenido todo ese respeto de esa gente fue bastante cool. Quién iba a decir que Chris Martin escuchaba a Future Islands, ¿no? Es raro, pero nos pasa mucho. Hace poco estuvimos tocando con The National en un festival de Cincinnati y yo estuve ensayando mucho unos días antes porque teníamos tiempo sin tocar y tuve que leer la letra de una de las canciones. Después encontré una entrevista con el vocalista de Dashboard Confessional en la que hablaba de la canción y decía que él escuchaba mucho a Future Islands, igual fue muy raro porque inmediatamente recordé a todas mis compañeras de la prepa que se ponían muy tristes escuchando a Dashboard, que es una banda súper emo. No sé, a veces piensas que no tienes mucha conexión con ciertas bandas, pero es bueno saber que hablan bien de ti.

Hace poco Torres hizo un tuit en el que decía que la habían rescindido un contrato de tres años en 4AD porque su nuevo disco no fue comercialmente exitoso, ¿ustedes sienten esa presión con el sello, ya que se supone que es uno muy abierto?

William: Yo nunca he sentido presión, nos dan toda la libertad creativa que pedimos.

Sam: Yo no conozco realmente a Torres como para poder decir algo sobre su caso, lo que sí es que cuando nosotros llegamos a 4AD ya habíamos hecho el trabajo duro, no necesitaron construir nuestro perfil desde cero porque nosotros ya teníamos giras por todos lados, no vendíamos muchos discos, pero sí teníamos shows grandes. Creo que ellos vieron con nosotros la posibilidad de capitalizar lo que ya teníamos, pero en una plataforma mayor y con shows más grandes. Es difícil hablar de su caso, pero sí suena un poco loco. Con nosotros creo que si hubo algún comentario fue totalmente a la inversa, nos sugerían que nos volviéramos raros de nuevo.

Hablando de presión, ¿cómo se sintieron después de sacar un disco tan exitoso como Singles?

Sam: Pues cuando lo hicimos tratamos simplemente de sacar lo que teníamos en mente, no teníamos disquera. Lo único que pensamos fue en grabar lo que teníamos, que alguien lo iba a editar y que eso iba a estar bien para nosotros. Tal vez es por eso que tuvo tal éxito, porque nos sentimos artísticamente muy libres, nuestra filosofía incluso era muy de “al diablo la industria”, porque fuimos una banda que se hizo por sí misma. Para ese momento éramos una banda que hacía sus propios shows, ganábamos lo necesario para pagar nuestras cuentas y esas cosas, pero no más. Cuando llegó 4AD fue como un sueño, nunca pensamos que esa sería la disquera que sacaría nuestros discos y en específico a Singles le fue muy bien. Pienso que en gran medida fue por esa presentación en Letterman porque la gente pudo comparar el audio con el video de nuestra propuesta en vivo. Con The Far Field esperábamos que fuera igual, tratamos de hacerlo con la misma perspectiva, pero ya no estábamos en el mismo canal. Es decir, seguía creciendo la madeja desde que salió Singles. En 2014 hicimos 170 shows, en 2015 hicimos 60 festivales y nunca nos dimos cuenta de qué estaba pasando realmente, fue una locura. Todavía no sabemos exactamente qué pasó. Solo regresamos a escribir actuando como si nada hubiera pasado, pero en realidad sí pasó, sólo que no supimos sacar todo ese estrés y plasmarlo de alguna manera… no sé.

¿Qué recuerdos tienen de los años en que salió On the Water, fue en 2011?

Sam: Sí, fue 2011. recuerdo que 2012 fue un año difícil. Hicimos 150 shows en 5 años, de 2008 a 2012 y para el tiempo en que salió On The Water, realmente no hizo mucho ruido. Veníamos de un gran momento en 2010 con In Evening Air, que fue un disco importante para nosotros, nos puso por primera vez en el escenario a nivel nacional en Estados Unidos. Pasó algo similar a lo que pasó con Singles, pero a diferente escala, obviamente. Cuando salió On The Water un año y medio después, realmente nadie lo escuchó y eso hirió nuestros sentimientos un poco porque seguimos pensando que es un gran disco, para mí es un disco muy especial. Eso en parte fue lo que nos hizo movernos fuera de una disquera, maldecir a la industria y trabajar muy duro en giras y demás, porque pensábamos que el disco merecía un poco más. Espero que con el tiempo sea mejor comprendido o revalorado, puede ser que ahora lo sea. Fue bueno hacer ese tipo de disco para nosotros, sacar todo lo que había dentro para poder hacer lo que seguía. Si no haces eso no puedes dar el siguiente paso como artista, corres el riesgo de terminar caminando en círculos tú solo.

FOTO DE PORTADA: TOM HINES

,

Related Posts