¿Por qué nos debe preocupar Veracruz?

Veracruz atraviesa, y lo ha hecho en los últimos años, por una ola de violencia y corrupción sin precedentes. Ir al puerto, detenerte en la ya clásico café la Parroquia para echarte una champola y disfrutar de la música local, es un plan que ya piensas dos veces.

Su gobernador, Javier Duarte, es el claro ejemplo del gobernante corrupto y sin escrúpulos que sólo le interesa el beneficio personal y de sus allegados. La corrupción, el narcotráfico, los secuestros, las intimidaciones, la violencia y los reclamos sociales le valen tres kilos de…

Hace poco fueron ‘levantados’ cinco jóvenes, supuestamente por elementos adscritos a la policía estatal. Días después la prensa (amenazada hasta el cogote) informa el hallazgo de, al menos, tres cuerpos en una barranca del municipio de Emiliano Zapata.

Sorpréndanse, el gobernador ha minimizado la desaparición de los jóvenes, argumentando que los índices de delincuencia en la entidad están a la baja.

Recordemos que México es uno de los países más peligrosos para ejercer el periodismo, se ubica en la misma lista junto con Iraq o Siria. Según datos de El Economista, desde 1994 han muerto al menos 81 periodistas (otros siguen desaparecidos). El año pasado, cinco comunicadores fueron asesinados en México, uno en el Distrito Federal; dos en Oaxaca y dos más en Veracruz.

También el año pasado se registró el asesinato de la colonia Narvarte donde el foto reportero Rubén Espinosa, quien ya había denunciado intimidación por parte del gobierno de Javier Duarte. El gobernador aseguró que en el estado hay condiciones idóneas para la práctica del periodismo y que su gobierno garantiza los derechos humanos de los comunicadores.

Veracruz es un hervidero que no para desde que en las calles de la capital se localizaron cuerpos mutilados. No sólo se trata de los periodistas, el número de ejecuciones asciende a más de 4 mil en la administración en turno, según diversos conteos.

No perdamos de vista lo que ocurre en este estado, pese al bombardeo de publicidad gubernamental y temas como el Chapo Guzmán y Kate del Castillo.

Si no están echándose una champola (pruébenlas los que no lo hayan hecho) o debatiendo si Kate debe ir a la cárcel o no, los espero en Twitter:

@RodolfoZapata

Notas Relacionadas

Los comentarios están cerrados.