No prende a la banda

El lunes 4 de julio Alejandro Encinas, candidato de la coalición “Unidos podemos más” (PRD, PT y Convergencia), se levantó de su cama, y como en película de estreno, preguntó: ¿qué pasó ayer?

No estaba crudo, sino vapuleado por Eruviel Ávila. Y no es que los priístas prendan a la banda, sino que el abstencionismo en el Estado de México fue tan alto (56.7 por ciento) que el partido con mejor maquinaría triunfó: el PRI.
 
Así es, el llamado “dinosaurio” de la política mexicana tiene bases. El tan famoso voto duro surtió efecto, los fans del PRI salieron a las casillas, sin importar las propuestas, el candidato o la lluvia. Son priístas de hueso colorado y eso es lo que mejor saben hacer, salir y apoyar por apoyar. ¡Ni modo!  ¡Los aplastó el de las chapitas!
 

 
El show aquí es qué pasó con el lejano segundo lugar: la izquierda (con el PRD, el PT, Convergencia, Encinas y Andrés Manuel López Obrador atrás). ¿Por qué la izquierda mexicana no prende a la banda?
 
Las bases del PRD no son tan fuertes como las del PRI, y si a eso le sumamos que dentro del partido se echan la bolita de las derrotas, se dividen en cientos de corrientes y no muestran unidad, el caso parece perdido.
 
AMLO salió a decir que la culpa de la derrota fue de los medios, Marcelo Ebrard dijo que Alejandro Encinas tuvo la culpa, Jesús Ortega que fue Andrés Manuel, y el líder del partido, Jesús Zambrano, que fue bronca de todos… ¡Vaya desmadrito!
 
Es indispensable que la izquierda mexicana ofrezca alternativas. ¿Cómo? Con propuestas, con argumentos convincentes e ideas que promuevan un cambio en el país. Así, nomás porque sí, será difícil que obtengan los votos necesarios para triunfar en la elección presidencial de 2012.
 

 
Solo de Guitarra
 
El monstruo de miles de cabezas anda suelto… El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación busca al mejor postor para dar su respaldo en las elecciones presidenciales de 2012.
 
Su líder, la adinerada Elba Esther Gordillo sale a dar la cara (¡ñac!) en los medios para decir que van a negociar con el que más les ponga. Como dijo José Antonio Crespo, profesor del CIDE en una entrevista con Mario Campos: “El SNTE es un aparato político, no educativo… son muy malos para educar, pero bueno para organizar actos y apoyos políticos”.
 
¿Quién se atreve a coquetear con la maestra? ¡Ñac y doble ñac!
 

 
@RodolfoZapata

 

Notas Relacionadas