¿Es un honor?

Andrés se levantó muy temprano, el sol azteca apenas clareaba… Cogió el teléfono (como sinónimo de agarrar, no de echarse el mañanero) y marcó:
 
– “¿Creej que pueda jer candidato de la ijquierda?
– ¡Lo tendrás!
– ¿Creej que pueda ganar la prejidencia?
– ¡Lo conseguirás!
Grajias Amira, terminó el tabasqueño.
 
Andrés Manuel López Obrador, salió triunfador en la elección interna de los partidos de izquierda. Mucho menos hinchado que Manny Pacquiao, el "Peje” alzó la mano, se llevó las palmas y ahora encabezará, otra vez, al PRD en las elecciones de 2012.
 


 ¿Qué tan gastado está su discurso? ¿Qué tan gastado está él? ¿Qué tan vigente está AMLO entre la gente?. Han pasado seis años ya, desde aquel controvertido 2006. Su discurso de “robo” y “fraude” resonó por el país. Denostó al “espurio” y se nombró “presidente legítimo” de México… Tomó la avenida Paseo de la Reforma a sus anchas, sin que nadie lo moviera.
 
Ahora, regresa (aunque nunca se fue) para competir con el copetón de Peña Nieto y el panista que se le ponga en frente.
 

 
Con “Eye of tiger” de fondo, López Obrador avanza por el ring (unos dicen que con aires de mesías) para hacer creer al electorado que ha cambiado. Que ya no es el radical aquel que propinaba un “cállate chachalaca” a la menor provocación.
 
Súbitamente apapacha de nuevo a los medios (sí aquellos que tanto odió), nos cuenta que él no está contra los empresarios; mejor aún, dice que perdona al “espurio”. Borrón y cuenta nueva por el bien del país. Si yo fuera norteño diría: ¡se la bañó con lo de “república amorosa”! Al puro estilo de Mr. Burns viene a darnos amor, paz y reconciliación.
 

 
Un cambio siempre es para bien, dicen los sabelotodo. Ya veremos, dijo el ciego. ¿Sus seguidores extrañarán el discurso radical? ¿Su figura política da para creer en el amor? ¿Seis años bastan o sobran?
 
Quizá Andrés Manuel López Obrador sí tiene un verdadero proyecto de nación, el chiste aquí es cómo transmitirlo al electorado, que éste lo crea y lo respalde.
 
¡Es un honor, estar con Obrador! ¡Es un honor, perder con Obrador! ¡Ej un honor, hablar como Obrador!

Si no siguen chillando por la pelea de box o con miedo cada que pasa un helicóptero por su cabeza, los espero en Twitter: @RodolfoZapata     

Notas Relacionadas