Difícil decisión

Si este domingo fueran las elecciones presidenciales, ¿por quién votarías? Difícil respuesta, ¿cierto?

Los del PRI no se meten en problemas. Dicen que no van a violar la ley “destapando” antes de tiempo al candidato presidencial; lo cierto es que no quieren exponer al elegido.
En ese partido lo decidieron rápido: ¡El que haya salido más en la tele! ¡El que tenga esposa famosa! ¡El priista guapo! ¡El que tenga el copete más alto, ese va a las presidenciales! ¡Enrique Peña Nieto got the look!

Los del PRD niegan que estén atrasados en la designación de candidato. Según ellos sólo hay de dos sopas: Andrés Manuel López Obrador o Marcelo Ebrard. Un platillo ya probado y otro aún en cocción.
 
El chucho mayor y líder del partido, Jesús Zambrano, dice que ambos respetarán al otro y a las preferencias de la gente. ¡Ay ajá! 

En el PAN la cosa esta más ruda. Siete fulanos quieren competir por la presidencia.
Chepina Vázquez Mota, quien pone a las mujeres como estandarte y asegura que ya es tiempo de que una mujer ocupe la presidencia; Santiago Creel, que se quedó fuera de la competencia en 2006 cuando un tal Calderón le ganó en la elección interna; y Emilio González Márquez, gobernador de Jalisco que… bueno él… no hay muchos méritos… él, bueno, es tequilero y le dan “asquito” los homosexuales.
 
Los panistas tienen otras ¿brillantes? cartas bajo la manga. Alonso Lujambio, secretario de Educación, que también fue presidente del Instituto Federal de Acceso a la Información y quedó mancillado con los festejos bicentenarios.
 
Javier Lozano, secretario del Trabajo, que arrastra los problemas mineros, los de aerolíneas en quiebra y el desempleo de los jóvenes en el país; Heriberto Félix, secretario de Desarrollo Social, que anda sin pena ni gloria por México en los desastres naturales.
 
Y por último Ernesto Cordero, secretario de Hacienda, gallo del presidente, que recordamos por frases como: “México no es un país de pobres, sino de renta media”, “El salario mínimo hoy alcanza para más” y “Con 6 mil pesos mensuales las familias obtienen créditos para vivienda, coche y escuelas privadas”.

¿Entonces? ¿Ya se decidieron? ¿Está cabrón verdad? 
 
Solo de Guitarra
Ni-ni modo, dijo el rector de la UNAM, José Narro, no todos caben en la Uni-niversidad
¡Ya ni-ni la chingan! Sólo uno de cada diez aspirantes obtuvo un lugar en la licenciatura.
¡Ni-ni pex! A buscar otras opciones. De los 59 mil 87 jóvenes que presentaron el examen, sólo 6 mil 14 entraron.
¿A dónde irán a parar éstos que ni estudian ni trabajan? ¿Qué opciones puede brindar el gobierno?
 
Nos leemos en Twitter: @RodolfoZapata

 

Notas Relacionadas