Vals con Bashir: la Persépolis que el mundo olvidó

TXT: Toño Quintanar

IMAG: Bridgit Folman Film Gang

Los últimos años de la década pasada fueron un gran momento para el cine animado de tintes artísticos; siendo Persépolis (2007), la obra maestra de Marjane Satrapi, una de las muestras más incontrovertibles dentro de dicho fenómeno.

Casi a la par de este trabajo, surgió otra cinta la cual, por desgracia, fue ignorada de forma casi absoluta por una buena cantidad de cinéfilos los cuales hubieran encontrado en ella una auténtica joya maestra.

Nos referimos a Vals con Bashir (2008), filme dirigido por Ari Folman el cual narra de manera verídica los eventos y consecuencias que giraron alrededor de la Guerra del Líbano.

Mediante una perspectiva polifónica la cual incluye testimonios de numerosos personajes quienes participaron en este cruento conflicto armado, Folman nos ofrece un relato de carácter épico en el que las pasiones del género humano son expuestas de forma absolutamente íntima.

Asunto al que se suma una perspectiva de índole onírica donde el realismo histórico y las subjetividades propias de la percepción afiebrada se unen para crear un prodigio estético verdaderamente sorprendente.

Mucho tiene que ver con esto el formato de animación en 3D utilizado a lo largo de la cinta; mismo que da como resultado un trabajo de carácter preciosista donde las posibilidades más delirantes del surrealismo se ven inflamadas con el fin de forjar un documento que transita de manera ambivalente entre lo terrible y lo decididamente hermoso.

Al mismo tiempo, los rasgos más esplendorosos de la década de los ochenta se notan fijados de manera mítica a partir de una historia desgarradora donde la plenitud propia de la juventud se ve intervenida por ese monstruoso fenómeno que es la guerra.

Si Persépolis te pareció una gran producción, o simplemente eres amante de ese “otro” cine animado, no te puedes perder Vals con Bashir, un clásico inmediato de la nueva era.

Notas Relacionadas