Labyrinth, la cinta de culto protagonizada por David Bowie, tendrá una secuela

TXT: Toño Quintanar

Corría el año de 1986 cuando los cines de todo el mundo tuvieron a bien proyectar una obra enmarcada dentro del género de la fantasía obscura cuyo principal rasgo mágico era la participación actoral de un mesiánico individuo conocido por la humanidad como David Bowie.

Labyrinth fue un auténtico triunfo para el cine carácter maravilloso; misma situación que se vio instigada por una serie de elementos técnicos los cuales eran algo verdaderamente innovador para su época.

La mancuerna gestada entre una Jennifer Connelly quien por aquel entonces apenas rozaba los quince años y el autor de “Life on Mars” es un asunto el cual, hasta nuestros días continúa conmoviendo irreductiblemente debido a su espléndida fuerza emotiva.

Con el fin de revivir la gloria de esta obra –misión que más de uno considerara un insultante despliegue de oportunismo- Lisa Henson (hija del director de la cinta original), planea llevar al cine una continuación de Labyrinth.

Misma misión que caerá en manos, ni más ni menos, que de Fede Alvarez; niño estrella del cine de terror actual quien hace unos años estuvo a cargo del reboot de Evil Dead.

De entrada, dicha decisión nos hace dudar de la calidad de este nuevo proyecto; ya que la reinterpretación emprendida por el autor uruguayo a partir del clásico de Sam Raimi dejó a más de uno con una profunda decepción en el estómago.

Sin embargo, no cabe duda de que, a pesar de las inconsistencias de la historia, Álvarez supo ejercer un empleo sumamente plástico y osado de los efectos prácticos de Evil Dead. Situación que nos hace pensar que, por lo menos, el mundo fantástico de la versión original de Labyrinth será replanteado a partir de una estética estremecedora.

A pesar de que Bowie tuvo una gran cantidad de incursiones en el mundo del Séptimo Arte –imposible olvidarse de emblemáticos papeles como Thomas Jerome Newton y John Blaylock – no cabe duda de que su interpretación como Jareth, el Rey de los Duendes fue el ejercicio histriónico que dejó en claro esas capacidades insólitas que el Duque Blanco era capaz de conjurar a través del lenguaje audiovisual.

Definitivamente, sería algo más que interesante ver un nuevo capítulo de Labyrinth; sin embargo, es necesario preguntarnos si vale la pena hilvanar un nuevo eslabón de una saga cuyo atractivo ya ha partido de este mundo.

Notas Relacionadas