Las 10 escenas más aterradoras del cine de Stephen King (primera parte)

TXT: Toño Quintanar

El universo ficticio hilvanado por Stephen King no sólo ha dado pie al surgimiento de novelas tremendamente escalofriantes, sino también a múltiples adaptaciones fílmicas las cuales destacan por su contenido altamente perturbador. Misma situación que le ha regalado al mundo una amplia galería de escenas  verdaderamente electrizantes.

A continuación, nos dimos a la tarea de enumerar algunas de las secuencias más memorables que se desprenden del mundo cinematográfico invocado a partir de las obras de este increíble genio del terror. Así que, apaga las luces y sube el volumen a tu computadora.

“La Ventana”. Salem’s Lot.

No cabe duda de que el cine clásico de vampiros se vio revitalizado de forma prometedora gracias a esta adaptación comandada, ni más ni menos, que por el director de La Masacre de Texas. Una atmósfera decididamente gótica se torna la principal arma estilísitica de esta memorable secuencia que nos enfrenta a uno de los tópicos más infalibles del género del terror: el niño cuya inocencia se ha volcado hacia lo macabro.

“¡Corre, Moochie!”. Christine.

¿Cómo matar algo que no debería de estar vivo? Pocas cosas pueden resultar más aterradoras como el hecho de que un vengativo auto poseído te la tenga jurada. Después de destrozar el transporte de Arnie Cunningham, el maloso Moochie Welch se enfrenta a una venganza de ultratumba de la que no hay  vuelta ni escape. A pesar de que no observamos mucho de su muerte, el referente de que “tuvieron que recoger el cadáver con pala” resulta sumamente perturbador.

“Zelda”. Pet Sematary.

A pesar de que, en esta adaptación realizada por Mary Lambert, la historia central recae en las facultades mágicas de un cementerio indio el cual revive a los seres fallecidos para dotarlos de cierto aire maligno; no cabe duda de que este escalofriante personaje incidental se roba por completo la cinta. Una serie de elementos cuidadosamente desplegados dan como resultado una atmósfera absolutamente tétrica que deja en claro que la estética de lo siniestro es un cuidadoso sistema el cual, si es desarrollado concienzudamente, es capaz de trastocar nuestra mente de forma inimaginable.

“Los Pies”. Misery.

Pocas secuencias son capaces de causarnos una reacción de auténtico dolor físico como esta demencial escena en la que una fenomenal Kathy Bates decide asegurarse de una vez por todas de que el escritor Paul Sheldon cumplirá con sus demandas. Un elemento que merece destacarse de esta genial escena es su ralentizada aura de ritual, misma que hila de manera paulatina una sensación de inigualable suspenso.

“La mujer de la bañera”. The Shining.

No cabe duda de que esta cinta protagonizada por Jack Nicholson es una amplia colección de personajes decididamente aterradores; sin embargo, nos atrevemos a asegurar que el primer lugar se lo lleva esta carcomida mujer quien, con sus pasos vacilantes y su risa insidiosa, hizo que a toda una generación se le pusieran los pelos de punta.

Notas Relacionadas