La importancia de llamarse Buzzcocks

Buzzcocks en #FestivalMarvinCDMX

Texto por Yair Hernández / @YairHernandezC

Si alguien les hubiera advertido a Pete Shelley y a Howard Devoto que la tarde del 4 de junio de 1976 sus vidas iban a dar un vuelco, lo hubieran creído. Y es que este par de – en ese entonces – jóvenes fueron los encargados de organizar un show durante esa fecha en el Lesser Free Trade Hall, un foro ubicado en el corazón de su  natal Manchester, Inglaterra.

Pero no fue un show cualquiera: actuaron los Sex Pistols, esos punks londinenses que para entonces ya acarreaban la fama de desatrampados.  El evento pasó a la posteridad porque, más allá de los Pistols, el público estuvo conformado por talentos que posteriormente darían voz a toda una generación: Peter Hook y Bernard Summer (Joy Division/New Order), Tony Wilson (Factory Records), Mark E. Smith (The Fall) y Steven Patrick Morrissey (The Smiths).

Los organizadores también fueron incentivados: formaron  Buzzcocks.

El génesis de los Buzzcocks fue fugaz: en los días posteriores al show ya mencionado – del que actualmente se han hecho libros, documentales y decenas de artículos -,  Shelley y Devoto, que ya mantenían un proyecto a lado de  Garth Davies (bajo) y Mick Singleton (batería), decidieron renovar su camino musical; sustituyeron elementos – integraron a Steve Diggle en el bajo y  a John Maher en la batería- y comenzaron a desbordar furia bajó un nombre que tomaron al leer la expresión “It’s the Buzz, Cock!” en una revista.

Tras debutar formalmente al mes siguiente (julio) abriendo un show de los Pistols y gracias a su buena relación con Malcolm McLaren, el manager de las ‘pistolas sexuales’, el cuarteto se embarcó en algunas fechas del Anarchy Tour, gira que también frecuentaban The Clash, The Damned y Johnny Thunders and The Heartbreakers.

Por eso durante su año debut (1976) los `Buzz` no lanzaron ningún material discográfico; por lo vertiginoso que era estar recorriendo Inglaterra a lado de cualquier cantidad de punks desfachatados. Fue hasta el año siguiente que la banda compartió su sonido a través de un EP llamado Spiral Scratch.

Para la realización de Spiral Scratch los originarios de Manchester pasaron meses recaudando préstamos monetarios con familiares y amigos hasta que a finales de enero de 1977 por fin lanzaron su material debut bajo un sello que ellos mismos formaron: New Hormones. Esto los hizo uno de los primeros proyectos musicales en establecer una disquera… el Do It Yourself! (¡Hazlo tú mismo!) en su máxima expresión. Como dato extra, Martin ‘Zero’  Hannett (quién luego fundaría Factory Records junto a Tony Wilson) fue el productor encargado de este corta duración.

De su material debut, “Boredom” es el tema que tuvo mayor impacto: en casi 3 minutos la banda realiza una crítica acida hacía la monotonía del panorama musical que se vivía en aquel entonces:You know me I’m acting dumb / You know the scene very humdrum / Boredom, boredom, boredom”.

Pero el lanzamiento de su primer EP trajo consigo cambios significativos para el grupo: Devoto, muy acorde al hastió que vociferaba en los temas, decidió abandonar la banda para enfocarse en sus estudios. Resulta irónico que tiempo después haya formado Magazine, banda new wave contemporánea a Joy Division.

Tras la salida del hasta en ese entonces vocalista, Shelley tomó el micrófono, Diggle pasó del bajo a la guitarra y Garth Davies regresó para hacerse cargo de las cuatro cuerdas… por poco tiempo: a los pocos meses fue sustituido por Steve Garvey.

Ya con esta alineación que es reconocida como “clásica” , los Buzzcocks firmaron un contrato con Unit Artist Records (UAR), la disquera del también ejecutivo de Hollywood Max Youngstein.

Los dos años siguientes (1978-1979) bajo el cobijo de UAR fueron muy productivos para la banda: Another Music in a Different Kitchen (marzo del 78), Love Bites (septiembre del 78) y And a Different Kind of Tension (septiembre del 79) fueron los larga duración que encumbraron al grupo como un referente del punk a nivel mundial.

Pero todo frenesí tiene su caída: en los albores de los años 80 cada integrante de la banda empezó a generar proyectos artísticos por su cuenta, por eso en algún punto de 1981 el clima dentro de los Buzzcocks se volvió complicado y no hubo otro remedio que romper.

Durante casi una década cada elemento se dedicó a distintos proyectos musicales. Fue hasta 1989 que el grupo se reunió de nuevo sobre una tarima y desde entonces han permanecido en activo realizando algunos discos e incluso giras con Nirvana durante los noventas.

Esta segunda etapa también supuso una inestabilidad dentro del proyecto ya que de aquella alineación clásica solo Shelley y Diggle se mantienen inamovibles. Los puestos de batería y bajo han rotado varas veces (actualmente Danny Farrant está tras los tambores y Chris Remmington en las cuatro cuerdas).

Pero, pese a lo anterior, el vestigio punk se mantiene. Han pasado más de 40 años desde que pisaron un escenario pero actualmente los Buzzcock aún desbordan la efervescencia punk que los convirtió en leyendas. 

Los shows de Shelley, Diggle y compañía no requieren de gran parafernalia para lograr el choque de codos y costados; bastan los primeros versos de ese himno llamado “Ever Fallen in Love (With Someone You Shouldn’t’ve)” para que el cuerpo se acompase a su ritmo y comience una cruda faena de saltos y sudor.

Más allá si te identificas dentro de la corriente punk o si no sientes un nexo contemporáneo con ellos, si aprecias la historia musical es inevitable perderte a los Buzzcocks en su segunda visita a México durante la próxima edición del Festival Marvin CDMX; en primera porque son parte de esa epitome sonora legendaria que hace décadas se embarcó en una travesía contracultural que cambió a toda una generación y que actualmente sigue marcando pauta en el quehacer y sonido de cientos de bandas y personas.

También, porque, a pesar de la edad, son de las pocas las bandas que se desenvuelven con un ímpetu rabioso sobre el escenario. Además, ¿cuántas veces puedes presenciar –y en una de esas intercambiar un par de palabras- a un par de tipos que compartían camerino con Sid Vicious e Ian Curtis?

Ver a los Buzzcocks es más que ver a una banda, es ver a la historia musical desarrollándose en medio de un slam.


PARA GANAR UN VINYL DE BUZZCOCKS:
Manda un correo a contacto@marvin.com.mx con tus datos y una captura de pantalla que verifique que nos sigues en YouTubeFacebookInstagram Spotify. Además, incluye una capturada pantalla comprobando que realizaste el paso 1 y 2 de la dinámica de Twitter: Alerta #RSDMX18.
Contesta lo siguiente:
¿Cuál fue el primer material de larga duración de Buzzcocks y en qué año se lanzó?
¿En qué capítulo de Los Simpsons sale “Ever Fallen in Love (With Someone You Shouldn’t’ve)” de Buzzcocks?
¿Quiénes son los miembros actuales de la banda?
¿En qué material se incluye “Ever Fallen in Love (With Someone You Shouldn’t’ve)”?

 

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Related Posts