Brujeria, una charla con Brujo sobre decapitados, mariguana y feminismo

#ENMISTIEMPOS

POR ARTURO J. FLORES

Fotografías de David Barajas / Cortesía de Brujeria

Brujeria forma parte del cartel del Hell & Heaven, que se celebrará este viernes 4 y sábado 5 de mayo, en la curva 4 del Autódromo Hermanos Rodríguez.

En noviembre del año pasado, su tour manager (que es el mismo del rapero Kaydy Cain) me invitó a sostener una charla con el mexicano norteamericano Juan Brujo, cantante de la legendaria agrupación por la que han desfilado (enmascarados) algunos integrantes de Faith No More, Dead Kennedys, Fear Factory y Napalm Death, entre otros grupos importantes de metal. El encuentro se dio en el patio de una casa en la que había un altar de Jesús Malverde, el santo de los narcos. Sobre la mesa, varias bolsitas con hierba.

Por azares del destino, la charla se quedó en mi cajón durante algunos meses, pero la rescato a propósito de la nueva visita de Brujería a México.

¿Qué le dice Brujeria los millennials hoy en día ?

Cuando tocamos en México, vienen a vernos muchos jóvenes. Fans chiquillos, de 14 o 15 años, que me hacen preguntarme: ¿cómo saben de nosotros? Y la respuesta es que nos siguen en Instagram. Cuando empezamos, todo era muy clandestino y estaba bien, pero con el tiempo las cosas cambiaron.

En ese tiempo que no había fotos de ustedes sin sus máscaras, pero ahora aparecen a la primera googleada. ¿Te molesta que se haya perdido el misterio?

Depende, porque a mí nadie me conoce. A los otros sí, porque están en bandas muy famosas, pero yo no. Aunque anoche fui a la Lucha Libre y algunos pudieron verme, pero casi siempre salgo con máscara a todos lados.

Cuando publicaron Matando güeros en 1993, el grupo salió hasta en las noticieros, por lo escandaloso de la portada.

Ese disco salió en el sello Roadrunner Records. Yo les pregunté si le iban a poner un sticker de advertencia o a taparle la portada, pero me dijeron que no. Porque estaba en español y nadie nos iba a hacer caso.  Pero el día que se salió a la venta, me llamaron de la disquera a las 7 de la mañana: “¡Hijo de la chingada! ¿Pues qué dice el disco?”. Y yo así de, “¿ya se vendieron todos o qué?”. Pero no, más bien los estaban regresando de las tiendas. Eso quería decir que había gente asustada, exactamente lo que yo quería que pasara. Pero a Roadrunner no le pareció, porque además de nuestro disco, iban a regresar los de todos los grupos. Yo les dije, “¿Ya ven? ¡Para que no le ponen el sticker!”. Tuve que traducirles las canciones al inglés para que supieran que decíamos e irle a besar el culo a no sé cuántos alemanes de Roadrunner, para que me perdonaran. Pero ahí supe que lo que estaba haciendo Brujería, iba a jalar. Cuando me dijeron: “con esa portada, este disco no se debería vender”, para mí fue como si me echaran la bendición.

¿Viste el reportaje de televisión?

Sí, fue el programa Ocurrió así. Decían que en nuestra portada aparecía la cabeza de un muerto y que el cuerpo había aparecido decapitado en Houston. Hubo un malentendido, porque unos chicos hicieron un flyer para invitar gente a su fiesta y pusieron la portada de Matando güeros. Entonces alguien pensó que la cabeza era la del cuerpo decapitado que habían encontrado y por eso, se llevaron a esos chicos detenidos. Cuando el conductor dijo que estaban tratando de comunicarse con nosotros, estuve junto al teléfono esperando para contestarle, ¡pero nunca sonó! (risas).

Entonces no dabas entrevistas…

No, porque había integrantes que no querían que se supiera que eran ellos, pero cuando Brujería ya era famoso, se aprovecharon de eso para hacer prensa. Y les salió al revés, porque la gente quería saber quién era Juan Brujo, ¡aunque yo soy el único que no es famoso (risas)!

Originalmente, la portada Matando güeros fue una fotografía del semanario de nota roja Alarma!, ¿no es así?

Sí, es que yo aprendí español leyendo Alarma! en Estados Unidos. Era lo único que leía en español. Cuando vi esa foto en su portada, le llamé por teléfono al editor. “Oye, esa foto de la cabeza, ¿está a la venta?”, le pregunté. “Es que la quiero usar para la portada de mi disco. Te mando dólares”. Él respondió: “No, no quiero, ¿pero cuánto me vas a mandar?”. Y yo: “500 dólares”. “¡Te la mando ahora mismo por FedEx!”. Hasta firmamos un contrato y al otro día tenía la foto en mi casa. Para mí, era perfecta, porque retrataba lo que decíamos en Matando güeros.

El último de sus directores murió de un infarto en el metro, ¿sabías?

¿En serio? ¡Si tuviera esas fotos! (risas)

Brujeria fue de los primeros supergroups, aunque nadie supiera quiénes eran sus integrantes.

Los músicos entraban a Brujeria, pero después sus grupos la rompen, se hacían ricos y famosos, y no volvía a saber de ellos. El primero fue El Güero sin Fe, de Faith No More. Él me dijo que ya iba a quebrar a Faith No More, porque el primer disco no vendió nada. Pero yo le advertí que estaría nominado a los Grammy. Salió la nominación y ¡pum!,  Faith No More explotó. No lo volví a ver. Y así le ha pasado a varios, como el Cínico, de Carcass, que me juró que su banda tenía como 10 años de muerta, que nunca regresarían. ¡A los dos años de estar en Brujería, regresó su grupo y ganó mucho dinero! Por eso es Cínico (risas). ¡Yo soy el único que no sabe nada de música! ¡Sólo sé gritar las cosas!

El segundo disco, Raza odiada, hablaba del movimiento zapatista, ¿en realidad te involucraste con él?

Todo empezó cuando conocí al gobernador de California, Pete Wilson, en una fiesta de los Grammy, a la que me invitaron mis amigos de Faith No More. Yo era el único mexicano ahí, hasta los meseros eran güeros. Nos encontramos los dos de frente y yo le quise ceder el paso, pero cuando me vio a los ojos, se volvió para proteger a su esposa. ¡Si no le iba a hacer nada! “Es otro güero rico”, pensé. Pero a los tres o cuatro meses de eso, salió con su propuesta 187, con la que quería deportar mexicanos. Yo ya sabía que era un pinche racista, por como había reaccionado en la fiesta. Así que al día siguiente escribimos el disco. Al mismo tiempo salió el zapatismo y me identifiqué con ellos. Después, alguien me mandó una fotografía del subcomandante Marcos usando una playera pirata de Brujeria en la que se leía la canción Revolucion. ¡Me dijeron que muchos de sus soldados utilizaban las camisetas como uniforme y me dio mucho gusto! Después de Matando güeros, Brujeria llegó a escucharse en Europa y me gustó poder hablar de los zapatistas allá.

Al principio del disco, se escucha una grabación en la que supuestamente asesinas al gobernador en medio de un mitin, ¿eso no te causó problemas?

Muchos pensaron que me llevarían a la cárcel por hacer esa canción, y yo dije: que me lleven y desde la cárcel diré lo que sé, que es un racista. Pero no sucedió. Pete era más peligroso que Donald Trump porque ocultaba sus intenciones.

También a él le escribiste Viva Presidente Trump!, aunque siento que no es tan rabiosa…

Donald Trump le dice a todo mundo que construirá una pared, ¿ya que más puedo decir yo de él? Es un pendejo que no sé cómo llegó a Presidente.

Hay una canción en el disco  Pocho Aztlan que habla de futbol, México campeón. En el pasado, Brujería hacía canciones mucho más oscuras, como Cristo de la roca o Molestando niños muertos? ¿Te has suavizado con los años?

El día que México gane el Mundial, el mundo se va a paralizar. Pero nadie cree que eso pueda suceder. Por si las dudas, ya tengo la canción. Me encantaría ver que dejan chillando a los alemanes.

Otra de las canciones relativamente nuevas, Culpan la mujer, es algo que uno no hubiera esperado de Brujería en el pasado.

Es que siempre le echan la culpa de todo a las mujeres y eso debe cambiar. México es un país muy macho, pero tengo los años como para decirte que antes era peor. Sucedía desde la Biblia.

 

Ahora inclusive hay una mujer en la banda.

¡Porque no quería ser macho! Cuando era más joven sí me gustaba eso, pero con los años pensé que había que darle su lugar a las mujeres. Tenemos una nueva, dominicana y gritona, porque necesitábamos una voz de demonio, no de fresa. Ella sale en un programa de televisión que no me dejan decir cuál (se trata de Jessica Pimentel, de Orange is the new black y vocalista de Alekhine’s Gun).


Le escribiste tantas canciones que supongo estás a favor de la legalización de la mariguana.

Es que para mí, la mariguana nunca ha sido ilegal. Cuando era joven y más mariguano que ahora, meterte mariguana era como tomar heroína. Así te veían. Por eso hicimos la versión de Macarena y Don Quijote, para aflojar el pensamiento, que se aceptara más. Y ayudó, porque a Don Quijote lo tocaban cada 15 minutos, hasta en los taxis. Antes de eso, no te dejaban cantar en la radio una canción que dijera “mariguana”.

Te burlaste de la Macarena, ¿lo harías del reggaeton?

¡Ay, el reggaeton! Es un chiste, todo es lo mismo. A lo mejor un día hacemos una canción para burlarnos del reggaetón como la que hicimos de la Macarena, que era tan enfadosa. Es que todavía no me molesta tanto el reggaeton.

 

Gana un pase doble para el Hell and Heaven Fest este viernes. Cortesía de Monster Energy

Fácil

Manda un correo a contacto@marvin.com.mx con tus datos e incluye:

– Una captura de pantalla que verifique que realizaste el paso 1 y 2 de ALERTA MONSTER ENERGY en Facebook.

-Una captura de pantalla que verifique que nos sigues en YouTubeInstagram Spotify. Contesta:

¿QUIÉN ESCRIBE “EGIPTO” EN LA MARVIN #160?

El ganador será elegido al azar y contactado por correo el 4 de mayo a las 08:00 am.

, , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Related Posts