Entrevista: Beach House no es una banda delicada

Todo lo contrario al lugar que uno se imaginaría sería el ideal para encontrarse con una banda tan taciturna como Beach House, llegamos a un espacio luminoso –quizás el más luminoso– un día antes de su esperadísimo show en la Ciudad de México.

 UN TEXTO DE PABLO PULIDO

FOTOS POR SHAWN BRACKBILL, CORTESÍA DE SUB POP

Todo es blanco: las sábanas, las cortinas, los sillones, la vajilla… Y el cielo parece no agotar su brillo. Al fondo se encuentran Victoria Legrand y Alex Scally, el dúo que se ha encargado de acompañar al sollozo de miles de seres emocionales. Sus prendas resaltan porque es lo único que no es blanco, de hecho, es como si complementaran un Yin Yang imaginario.

Es innegable la personalidad tan imponente de Victoria, que al igual que Alex, se muestra sonriente pero muy cuidadosa de las palabras y los movimientos que suceden en ese cuarto tan blanco, tan resplandeciente, como si se tratara de la puerta del mismo Edén. No hay tiempo que perder, las preguntas y las respuestas surgen, Victoria está lista para lanzar las frases más contundentes y Alex, las sonrisas más afables.

Victoria, entre tantos shows, viajes y grabaciones, ¿cuándo te das el tiempo para sentir y asimilar las cosas de las que escribes?

Victoria: El sentimiento es constante, siempre está ahí y ha estado desde hace tiempo. Tenemos diferentes maneras de trabajar que al final son compatibles. Por ejemplo, las cosas vienen a mí de cierta manera, como una luz, así que no sé… También tiene que ver con el tiempo, algo que puede ser escalofriante pero siempre estamos absorbiendo todo, escuchando y apuntando ideas. Creo que sólo tenemos apetito por hacer cosas.

Siempre ha estado presente esta vibra shoegaze en su música, ¿por qué no terminar por explotar todas esas distorsiones a lo largo de 7?

Alex: Creo que cuando estamos haciendo canciones dejamos que vayan a donde tengan que ir, a veces van hacia ese sonido y otras veces no. No es que cuando grabamos un disco pensemos que tiene que sonar de ésta u otra manera, sólo dejamos que suceda.

A pesar de que 7 suena más alegre que sus discos anteriores, existen algunas frases bastante intensas. Por ejemplo, en “Woo”, en la que hablas sobre querer todo pero no poder tenerlo y eso te frustra…

Victoria: Esa canción es sobre este constante vacío de querer, “Woo” trata de proyectar estas imágenes de cuando constantemente nos encontramos expuestos a ver y anhelar cosas que no podemos tener, quizá querer algo que no es real… es como ese sentimiento de ver espejos… Es muy abstracto. Las letras surgieron de manera muy rápida. Por lo que no es algo que me cuestione mucho, así que explicarlo es algo raro.

Este año se cumplen 10 años del lanzamiento de Devotion, pero qué hay de su primer disco…

Victoria: “Saltwater” fue el primer sencillo que escribimos juntos. No teníamos idea que después haríamos todas estas cosas increíbles.

Alex: Éramos tan inocentes, y a veces es fácil quedarse extrañando esa inocencia y tratar de recuperarla pero nunca regresa, porque se ha ido por siempre. Creo que lo genial de envejecer es aceptar que todo se ha ido y afrontarlo. No creo que sea algo negativo, no es que te resignes y te rindas, todo lo contrario, para mí es como encontrar esa sombra oscura en la que por fin te puedes apoyar o establecer, no sé… Es algo genial. Y es algo que permea en todo el disco, como diciendo “sigue adelante”, el mundo tiene que seguir adelante.

Pero no puedes evitar sentir nostalgia…

Victoria: La nostalgia no es algo que represente a Beach House, tampoco es algo que me inspire o me describa. La nostalgia es como estar decepcionado de tu presente, lo cual es una mierda. Siempre digo esto porque Beach House es una banda proactiva, propulsiva, con mucha fuerza, nunca he pensado que sea delicada o frágil… Entiendo que la gente nos relacione con la melancolía, y supongo que puede que ese sentimiento esté ahí, pero es porque la experimenta desde el otro lado, la gente está lejos y la distancia me enferma.

¿Cuál es el estado emocional perfecto?

Victoria: Ser abierto, respetuoso, alegre, cariñoso, curioso…

¿Qué hay detrás de la decisión de aparecer siempre bajo las sombras, como introvertidos, tanto en sus shows como en las portadas de sus discos? ¿Es algún tipo de gusto por el anonimato?

Victoria: No creo que tenga que ver con la introversión, es más sobre control de calidad. Si te permites ser grabado o fotografiado todo el tiempo, puedes recibir mucha mediocridad. El crear algo hermoso exige de mucha confianza y cuidado. Hay veces en las que sucede una buena experiencia y la foto sale bien, y hay veces en que te ves mal… Sólo no queremos cosas de mala calidad porque siempre queremos dar lo mejor de nosotros. No es que seamos shoegazers y bajemos la mirada porque no podamos afrontar y ver a la gente a la cara; tiene que ver más con el misterio y el poder transportarte a otro lugar, pues incluso cuando estamos sobre el escenario nos trasladamos a otro lugar… ¿Sabes? Es más sobre concentrarte y perderte en ti mismo. Porque estar sobreexpuesto te hace estar más consciente de todo y comienzas a pensar mucho en las cosas.

Cuando lanzaron Thank Your Lucky Stars, publicaron una carta en la que mostraban su oposición a seguir las reglas impuestas por la industria musical en términos económicos y presión creativa. Pero, ¿qué opinan de sus fans que se matan por conseguir cualquier lanzamiento que ustedes editan?

Victoria: Creo que es genial que la gente sienta esa conexión tan personal con lo físico, que vaya a las tiendas y compre los discos y los pósters.

Alex: Estamos muy halagados de que a la gente le importe lo que hacemos, pues siempre tratamos de entregarnos por completo a esto y somos muy afortunados. Porque conozco a artistas que lo dan todo pero algo no termina por funcionar. Entonces no todos son tan afortunados.

Pregunto esto porque existe gente que vende en Discogs algunas ediciones raras de sus discos en cientos de dólares…

Victoria. ¿Qué? (Risas)

Alex: No es algo raro… A la gente le gusta coleccionar. Así como nos volvemos cada vez más grandes, y no me refiero a ser una banda tan grande porque podría decirte cientos de bandas más grandes que nosotros, nos esforzamos en mantener la misma vibra de nuestros inicios y la gente lo percibe.

¿Cuál es la fórmula para escribir sobre el amor?

Victoria: Bueno, primero necesitas encontrar ese amor, luego conseguir a alguien que te rompa el corazón (risas).

Alex: No podría decirte por mi cuenta porque escribimos todo juntos. Pero diría que ser honesto contigo, no tratar de copiar la canción de otra persona.

Victoria: Creo que hay demasiada complejidad y sentimientos que surgen a partir del amor o de un corazón roto. El amor es tan doloroso, hermoso y triste, y es esta complejidad lo que lo hace tan interesante. El amor en general es un territorio muy amplio de inspiración. No hay una formula como tal para hablar sobre él. Sólo debes abrirte a su complejidad.

, ,

Related Posts