5 cómics perturbadores que te causarán un trauma irreversible

TXT: Toño Quintanar

 

El arte siniestro es un fenómeno que ha encontrado en la historieta a una de sus plataformas más propositivas. Esto debido a que el cómic –al menos aquel que se encuentra indexado dentro de las huestes subterráneas e independientes- es un formato que permite una gran cantidad de exploraciones creativas que no están sujetas al escrutinio de la moralidad establecida.

A continuación, te ofrecemos cinco obras que no te debes de perder si eres un amante de las emociones truculentas.

Creepy. (Varios).

Las antologías de horror siempre han sido parte fundamental dentro de la historia del Noveno Arte. Muestra de ello son grandes clásicos como Tales from the Crypt. Sin embargo, hace unos años la editorial Dark Horse se dio a la tarea de refrescar este tópico mediante una nueva colección la cual retoma los elementos clásicos de los cómics siniestros de mediados del siglo pasado para fusionarlos con una atmósfera moderna sumamente dinámica. Una serie verdaderamente imperdible.

 

Black Hole. (Charles Burns).

Valiéndose de una agudeza emocional sumamente atinada y de un magistral estilismo que entremezcla psicodelia con horror, esta obra maestra de la literatura universal narra las peripecias de un grupo de jóvenes setenteros quienes, además de enfrentarse a las angustias consustanciales de su edad, deben de cuidarse de una misteriosa enfermedad venérea la cual transforma a sus portadores en monstruos deformes. El resultado de esta ecuación es una pieza maestra del horror corporal que está a la altura de grandes expertos en el tema como David Cronenberg.

Uzumaki. (Junji Ito).

Definitivamente, teníamos que incluir al menos un manga dentro de este conteo (después de todo, los japoneses son auténticos expertos en el arte de lo macabro) y precisamente este título resume de forma definitiva la tradición mórbida que se esconde detrás de dicha disciplina. El clásico argumento del pueblito embrujado se subvierte de manera rabiosa a lo largo de esta magistral obra repleta de criaturas mórbidas e ingeniosos detalles conceptuales que hacen del horror una verdadera delicia.

Calígula. (David Lapham).

Cuando te sientas a leer una historieta protagonizada por el emperador más depravado de la historia de Roma sabes que las cosas se van a poner color de hormiga. A lo largo de esta colección de cinco tomos (la cual está escrita por uno de los autores más sádicos en la historia del Noveno Arte) nos encontramos con toda una colección de atrocidades las cuales se ven aderezadas por un toque fantástico que termina por darle a esta obra un aura inolvidable.

Crossed. (Varios).

Esta historieta es un auténtico infierno vuelto papel y tinta. Su argumento narra las desventuras de un grupo de supervivientes quienes luchan por abrirse camino en un mundo dominado por un misterioso virus que transforma a sus huéspedes en dementes sedientos de sangre. Aquí no verás zombies arrastrándose de forma lastimera por un trozo de carne. Los monstruos de Crossed son macabramente inteligentes y no tienen otro objetivo más que el de satisfacer sus instintos más básicos. Valiéndose de una estética que raya en lo pornográfico y de una conceptualidad que machaca sin recelo los tabúes más sacrosantos de nuestra sociedad, esta saga se destaca como uno de los eslabones más perversos en la historia del cómic. Sólo para lectores con estómago de acero.

, , , , , , , , ,

Related Posts