4 películas de horror de los últimos años que merecían ganar su propio Oscar

TXT: Toño Quintanar

Con la reciente nominación de Get Out! a varias categorías de los Premios Oscar, parece que la Academia finalmente se está fijando en el género del horror tras numerosas décadas de haberlo ignorado de forma casi olímpica. Sin embargo, cabría preguntarnos si los puritanos miembros de los Oscar son capaces de apreciar el cine siniestro de verdadera calidad. Éstas son algunas muestras recientes de su franco desinterés por el horror actual.

The Witch. (Robert Eggers, 2015).

Una película preciosamente transgresora, plagada de momentos plenamente eneraventes donde el mito folclórico de la hechicería se ve retomado de forma sumamente inteligente para situarnos en una fábula obscura que hizo que más de uno quisiera venderle su alma al Señor de las Tinieblas.

Under the Skin. (Jonathan Glazer, 2013).

Moviéndose peligosamente entre lo conmovedor y lo decididamente perturbador, esta cinta nos ofrece una potente reflexión acerca de la soledad y el abandono consustancial de nuestra especie a partir de una trama que deja en claro las capacidades sensibles del género fantástico.

It Follows. (David Robert Mitchell, 2014).

Una atmósfera tremendamente retro (aderezada por esa música de synthes que tanto amamos) es el principal incentivo conceptual de esta obra maestra de la cinematografía moderna en la que Maika Monroe es perseguida por una vengativa maldición sexual. Una muestra perfecta de que el horror puede ser el género más complejo.

The Neon Demon. (Nicolas Winding Refn, 2016).

El director de cintas como Drive y Only God Forgives se nos pone más denso que nunca en esta joya de horror corporal la cual nos recuerda a Cronenberg en sus mejores tiempos. Actuaciones de lujo y una fotografía verdaderamente hermosa –y desquiciante a la vez- son tan solo algunos de los múltiples aderezos de esta increíble producción.

 

 

, , , , , ,

Related Posts